Bienvenida de vuelta, afición

El futbol mexicano dio un gran paso con el regreso de la afición en los estadios; ojalá este sea el inicio de un comportamiento digno, y una exitosa vuelta a las emociones en la grada.
19 octubre, 2020
Carlos Guerrero
EL DICTADO

Con toda cautela y con toda la voluntad de respetar los protocolos sanitarios, volvieron las emociones en un par de escenarios del futbol mexicano. En un porcentaje menor, pero volvieron, y eso ya es un gran paso.

Lo peor que puede sucederle a la industria del deporte es quedarse de brazos cruzados esperando a que todo vuelva a normalidad cuando quizá, nunca más volveremos a ella. Lo peor que puede sucederle a la industria de nuestro futbol mexicano es dejar que la afectación económica siga creciendo y creciendo, y haciéndose más grande.

¿Somos capaces de comportarnos? ya vimos que sí. ¿Somos capaces de respetar las medidas impuestas? ya vimos que sí. Confío plenamente en la propia afición, esa que está dispuesta a volver al graderío no pretende echar abajo todo con ridículos actos.

Lo sucedido con seguidores de Tomateros, causó tanta indignación, y con justa razón, que sirvió para que no sucediera lo mismo en Mazatlán y Aguascalientes. Todo es perfectible y todo irá mejorando conforme se establezcan mejores planes y protocolos más prácticos con el único fin de cuidarnos todos.

Acá no se trata de forzar nada, ni de romper normas. Se trata de ser conscientes de una necesaria readaptación, siempre y cuando las condiciones lo permitan.

Exhorto a la liga a que premie a la mejor afición. Propongamos cosas buenas. Invito a los seguidores que poco a poco estarán de regreso en los estadios a que demuestren civismo, educación, paciencia y voluntad. Que el próximo año podamos determinar cuál fue la mejor afición, la mejor comportada, la que no tuvo ningún tipo de amonestación o veto por malas conductas.

Sí podemos, sí podemos hacerlo. el hecho de que siempre estemos etiquetados como los “mal portados”, los “mal educados”, no debe provocar que sigamos siendo así. Cambiemos para bien, demos buenos ejemplos. Podemos disfrutar del espectáculo respetando a rajatabla todo protocolo impuesto y aquel que no sea capaz, que no tenga la voluntad, que se quede en casa.

No sé ustedes, pero a mi me conmovió ver a la afición nuevamente, y curiosamente, en esos dos juegos donde se abrieron las puertas, el espectáculo mejoró.

TE RECOMENDAMOS