Se esfumó la liga, pero ya viene lo mejor

América, Pumas y Cruz Azul están entre los cuatro mejores; Tigres y Rayados siguen siendo candidatos, pero no tanto como el León. Bienvenidos al repechaje.
09 noviembre, 2020
Carlos Guerrero
EL DICTADO

Aún recuerdo cuando hace algunos meses se tomaba la drástica decisión de frenar todo, de cancelar todo, de dejar rasgado un torneo a causa de un virus que vino a colapsar a la industria del deporte, en el mundo entero.

Con mucha incertidumbre se replantearon los escenarios, se reestructuró el torneo, se rebautizó, y se echó a andar la maquinaria bajo un nuevo sistema de competencia, con el repechaje como un nuevo invitado para aderezar, y sobre todo para resanar un fracturado campeonato.

Y, meses después, aquí estamos. En la antesala de la liguilla, luego de una fase regular que literalmente voló, que ya se esfumó. Lo más emocionante está por venir.

Parece una batalla entre capitalinos y regios, y la primera lucha la ganaron Pumas y Cruz Azul, amarrando un lugar entre los cuatro sitios de privilegio, dejando en el segundo pelotón a los “todopoderosos” Rayados y Tigres.

Hay quienes dicen que es un fracaso el hecho de ir a la repesca, pero yo diría que hay que esperar, que no podemos descartarlos, que pueden generar estragos a cualquiera por poder y plantel. Eso sí, si a la primera de cambio a los regios los despiden, el fracaso habrá que escribirlo con letras mayúsculas.

El León, por funcionamiento, por números, por estilo, es quien más merecería el título. Si la justicia no entendiera de repescas y liguillas, a este León tendríamos que darle ya el campeonato. Así de simple: es León y el resto.

Mención especial a Pumas que nunca se cayó, que se mantuvo, que sin la presión de América y Cruz Azul puede caminar con cierta calma.

América es América y jamás se le puede dar por descontado. Va a pelear, sabe ganar, es parte de su ADN.

Respecto a Cruz Azul, su más temible enemigo es justamente Cruz Azul. Es una batalla para sí mismo, contra sus propios demonios y fantasmas. ¿Tiene plantel?, sí; ¿futbol?, también; ¿candidato?, por supuesto.

Tigres y Rayados, obligados a llegar como mínimo a semifinales. Y de Chivas, primero que no anden presumiendo que vuelven a llegar a una liguilla, porque para llegar a la liguilla deben pasar el repechaje, y para ello deben dejar fuera a un sorprendente Necaxa. Aún así, pienso que Chivas es favorito por plantel.

Santos ante Pachuca, quizá la llave más pareja. Y Puebla, el menor de los favoritos. Nadie da nada por la Franja, que tendrá que agarrarse de ahí para buscar una hazaña que parece imposible.

Bienvenido, señor repechaje, ya estamos aquí, no hay marcha atrás. Así que, a disfrutar.

TE RECOMENDAMOS