Mano dura en el protocolo Covid

La Liga MX no debe permitir irresponsabilidad por parte de los jugadores en torno a los protocolos por el virus y urgen medidas drásticas para poder llevar a cabo el torneo.
25 enero, 2021
Carlos Guerrero
EL DICTADO

La Liga MX comienza a tomar cartas en el asunto y ya hay sanciones. Primer gran paso dado.

Se necesita mano dura. A modificar lo que se tenga que modificar. Si es necesario duplicar o triplicar las pruebas para la detección del virus. Ya será problema de nuestros dirigentes y de los clubes cómo llegar a un acuerdo en los temas de operación y cómo asumir los altos costos que todo esto conlleva. Y ni así habría garantía absoluta de que los contagios desparaezcan.

Vivimos en tiempos cambiantes y desafiantes. Adaptación y readaptación. Voluntad y disposición como puntos clave para establecer criterios que nos permitan seguir adelante. Redbolar esfuerzos y no bajar la guardia.

Nadie sabe si el día de mañana el virus muta o desaparece. Cada día parece todo más complicado. Dejemos de jugarle al “tú las traes”, porque hoy más que nunca necesitamos avanzar.

Expuestos estamos todos, y el esfuerzo debe ser conjunto. De nada sirve que un club haga cuatro pruebas esemanales si el jugador sale de fiesa y se expone a un contagio.

Responsabilidad como punto de partida, entendamos dónde estamos y evitemos que las teorías de conspiración nos confundan más de lo que ya estamos.

Completamente simplista pensar que Rayados actuó de mala fe y que pretendió sacar ventaja en el juego ante el América, poniendo en riesgo a todos. Díganme ingenuo pero, no concibo que un jugador o equipo deseé generar un estado de caos en algo tan delicado como la salud, solo por un partido de futbol.

Hubo errores en el procedimiento, por supuesto. Algo pasó, por supuesto. Alguien se equivocó, por supuesto. Faltó sentido común, mucho. Faltó razonamiento, sí. Cabeza fría, y extremar medidas. Eso es lo que se debe revisar a fondo. Encontrar cuál fue la falla para que no se repitan situaciones así.

TE RECOMENDAMOS