migrantes-se-ahogan (1).jpg
Facebook Jesus Vargas
22 marzo, 2021
Internacional - Notas
Compartir

El infierno en la frontera norte

La frontera entre México y Estados Unidos nuevamente ha vuelto a ser un foco rojo ante los flujos migratorios de los últimos meses.

Área de Investigación de Azteca Noticias

LA MAGNITUD DE LA CRISIS

Después de que la prensa norteamericana informara sobre la difícil situación que están enfrentando en ambos lados de la frontera las miles de personas que intentan cruzarla, la posibilidad de una nueva crisis migratoria ha vuelto a preocupar a las autoridades.

Tan solo en el mes de enero, cerca de 7,500 familias y 5,800 menores no acompañados fueron detenidos por la patrulla fronteriza estadounidense. Esta es una cifra similar a la de enero de 2019, cuando se registraron 5,515 menores no acompañados y se enfrentó una seria crisis migratoria que puso a prueba la infraestructura migratoria del país vecino.

migración

Las autoridades de Estados Unidos todavía no han querido hablar de una “crisis”; sino de una “situación difícil”. En su declaración del pasado 16 de marzo, Alejandro N. Mayorkas, el titular de Seguridad Interior de Estados Unidos, explicó que la estadía de los menores no acompañados en las estaciones de la policía fronteriza es temporal. En principio, los menores deben ser transferidos a instalaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) en un plazo de 72 horas para ser sometidos a las pruebas de Covid-19 y permanecer en cuarentena. Sin embargo, diversos medios de comunicación reportan que los menores permanecen en los centros de detención por más tiempo.

JOE BIDEN… ¿MÁS DE LO MISMO?

La llegada a la presidencia de Joe Biden anunció un cambio en la política migratoria de los Estados Unidos. Tras asumir su cargo, el presidente Biden firmó tres órdenes ejecutivas que buscan reunificar a las familias de migrantes que fueron separadas bajo la administración de Donald Trump. Además, ordenó una revisión de las políticas que obstaculizaron la inmigración legal a Estados Unidos y cancelaron planes de financiamiento a países extranjeros. Testimonios recogidos por la prensa estadounidense revelan que muchos migrantes llegaron a la frontera bajo la creencia de que con la llegada del Presidente Biden las fronteras estarían abiertas.

Sin embargo, en una carta abierta dirigida al departamento de Salud estadounidense (disponible en la página de Human Rights Watch), más de 50 organizaciones defensoras de los derechos humanos y de los migrantes denunciaron la política implementada por el presidente Biden. Acusan que la presente administración sigue aplicando la orden federal conocida como Título 42, la cual fue introducida por el ex presidente Trump para permitir la expulsión rápida de personas como una medida sanitaria en medio de la pandemia.

A pesar de ello, el cambio en la postura de las autoridades norteamericanas es innegable. El presidente Biden regresó al Programa de Menores Centroamericanos (CAM) creado por el expresidente Barack Obama (2009-2017) y que logró reunir casi 5.000 menores con sus familias.

Diversos elementos como la inseguridad y los desastres naturales que afectan a los países del Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) y México apuntan que los flujos migratorios pueden seguir siendo un foco rojo en la frontera estadounidense. El Departamento de Salud estima que este año podrían cruzar la frontera 117,000 menores no acompañados.

MÁS NOTICIAS