septiembre 03/2020 06:17 PM
TV Azteca

Mirada de mujer

Una mujer se detiene ante un espejo, se pregunta, inquiere a las huellas en que se han convertido sus ojos, y lo que ve la paraliza. El reflejo del cristal le habla de una historia llena de sueños, promesas, hijos, bienestar, pero vacía de pasión. Esa mujer es María Inés (Angélica Aragón). Nada de lo que le ha ocurrido en sus veintisiete años de matrimonio fue movido por sus propios sueños. Su vida ha sido dedicada a los suyos; a su esposo, sus hijos. Cumple cincuenta años y su marido ha encontrado en otra, a la que dobla en edad, la intimidad y la frescura. Para la otra, la amante, el prodigio de una vitalidad que se pensaba perdida, para ella, el cansancio, el fracaso. Ese hombre es Ignacio San Millán, Fernando Luján. María Inés mira su presente y descubre la soledad a pesar de Paulina, Margarita Gralia, su mejor amiga, quien la alienta a seguir viviendo. La rodea el rechazo de sus hijos y de una madre que la acusa de no haber sabido mantener unida a su familia. Ella es Mamaelena (Evangelina Elizondo). Pero María Inés no está sola. Hay alguien que la busca. Un hombre joven al que le lleva veinte años. Este hombre es Alejandro Salas (Ari Telch). Escritor, padre de un hijo y dueño de muchas ganas de jugarle un nuevo lance a la vida, Alejandro es un hombre que lucha tanto en sus afectos como profesionalmente contra cualquier hipocresía, mentira o prohibición. Esto es Mirada de Mujer. Una historia íntima que ninguno de nosotros había tenido la oportunidad de mirar desde el “ojo de la cerradura”. Mirada de Mujer es distinta, es actual, es lacerante como sólo puede serlo un espejo.