USA
12 noviembre, 2019
Omar Villarreal
Futbol Internacional

No calificar a Rusia 2018, un parteaguas para Estados Unidos

El 10 de octubre de 2017 marcó al futbol de la nación de las Barras y las Estrellas.

Una derrota en Trinidad y Tobago los envió al quinto lugar del hexagonal rumbo al Mundial de Rusia 2018. La escuadra norteamericana quedó eliminada luego de haber calificado a 7 Copas del Mundo de forma consecutiva.

  La renovación de los jugadores que forman parte de la selección estadounidense es palpable. Comparando aquella convocatoria que fracasó en 2017, con la actual lista que se medirá a Canadá y Cuba en la Fecha FIFA, hay un cambio en el 70% del plantel.

Hace dos años, Bruce Arena convocó a 26 futbolistas, de los cuales solo 7 permanecen en el más reciente llamado.

La base que continúa bajo el mando de Gregg Berhalter está integrada por: Brad Guzan (62 juegos internacionales), Tim Ream (4 años con Fulham de Inglaterra), DeAndre Yedlin (lateral de 26 años con 4 años en Europa), Paul Arriola, el histórico Michael Bradley, Zardes y la joya del “soccer” Christian Pulisic, jugador del Chelsea.

Con respecto a los futbolistas que militan en Europa, de 2017 a 2019, hay un aumento del 80% de legionarios norteamericanos, destacando al central John Brooks (26 años) que juega en el Wolfsburgo de Alemania, Sergiño Dest (19 años) en el Ajax de Holanda, Weston McKennie (21 años) del Schalke, Alfredo Morales (29 años) en el Fortuna Dusseldorf alemán, Tyler Boyd (24 años) en el Besiktas de Turquía y Josh Sargent (19 años) en el Werder Bremen.

Es así como el cambio generacional llegó al acérrimo rival de la Selección Azteca, que buscará a toda costa evitar una tragedia futbolística como la que ocurrió en 2017.

Por Omar Villarreal @OmarVV9

VIDEOS