America campeon
26 mayo, 2020
Gerardo Melín
Liga MX

América: casualidad o destino el título ante Cruz Azul

Se cumplen siete años del triunfo americanista sobre Cruz Azul en la final del Clausura 2013.

Ciudad de México.- Casualidad o destino, así podríamos resumir el épico título del América sobre el Cruz Azul de hace ya siete años.

  Los americanistas siguen restregándoselo en la cara a los azules, los celestes continúan humillados. Pasaron cosas muy extrañas en ese juego, inverosímiles; situaciones raras e inexplicables, dignas de una maldición, de futbolistas realmente incompetentes o de la mala suerte. Esa noche en el Azteca, el Cruz Azul no solo colaboró para entregarle el trofeo a las águilas, también le regaló más prestigio y valor a su gran rival.

Si le damos una repasada al partido, la máquina aprovechó a la perfección la expulsión de Jesús Molina a los 14 minutos para marcar el 1-0, gran contragolpe que culminó Teófilo Gutiérrez, al minuto 20 y adelantarse en el global 2-0, estaba hecha la fiesta cementera. Luego, Raúl Jiménez recibió un balón de Benítez que lo puso frente al portero y no supo definir, lo que permitió la salvada de Jesús Corona al minuto 40; literal Cruz Azul traía la pata de conejo.

Todo comenzó a torcerse al minuto 61 con el remate de Barrera en mano a mano con Muñoz. El colmo fue a los 72 minutos cuando Teo Gutiérrez falló con la portaría vacía después de una descolgada del Chaco Giménez. Dos jugadas que eran gol y nada, ya el “santo de cabeza”.

América con Aquivaldo Mosquera y faltando dos minutos del final, aprovechó un balón que la defensa no supo rechazar en el área, increíble; el fantasma celeste comenzaba a rondar. Al minuto 92 y medio, a segundos de terminar el partido y celebrar el título azul, llegó el remate de Muñoz que Corona iba a atajar pero Alejandro Castro desvió y adentro, patético, mala fortuna, maldición, brujería. Ya con el ánimo en contra, los nervios al cien y el miedo al América a su máxima expresión, la máquina perdería el campeonato en penaltis. Vaya desastre y revés a la institución y aficionados. Festejo amarillo, dolor y lágrimas de cemento.

Los “hubiera” no existen pero al recordar este crudo pasaje azul uno se pregunta: ¿Qué hubiera pasado si Barrera anota? ¿Por qué falló Gutiérrez sin portero y agarrado al poste, en que estaba pensando? ¿En qué momento la defensa perdió de vista el balón para que cayera la primera anotación del América? ¿Fue casualidad o destino que Castro metiera la pierna para mandar la pelota a las redes y que se empatara el juego? ¿Por qué el “ChuletitaOrozco no supo patear un penalti tan importante como el primero de la lista? ¿Cuál fue la razón para mandar a cobrar un penalti a Alejandro Castro que para colmo se resbaló y falló el tiro si estaba “golpeado” por la jugada del empate? Escrita esta la historia, pasarán los años y seguiremos planteando esta y muchas más interrogantes.

Con información de: @elmagazo

VIDEOS