Cuba Andreina Andrade
15 noviembre 2021
Andreina Andrade
Opinión FIA
Compartir

Cuba pareciera una isla con insomnio permanente

Andreina Andrade aborda la situación que se vive en la isla de Cuba y las protestas que se realizan en contra el gobierno.

Para adquirir medicinas o alimentos hay que hacer filas que comienzan durante el día y se extienden hasta la noche en Cuba.

Si quieres un buen número para salir antes, entonces la llegada debe estar programada antes del amanecer.

Así viven desde hace años en Cuba. Con dificultad para conseguir alimentos, escasez de medicinas, con un sistema de salud colapsado, con cortes de electricidad, un internet intermitente.

Es un país en el que desde hace tiempo están acostumbrados a la escasez de todo.

Al igual que el resto del planeta, ha sido un año notablemente sombrío, con las restricciones por Covid-19 que dificultan aún más la vida bajo las nuevas y más severas sanciones de Estados Unidos.

Es una olla de presión que explotó desde julio y una nueva generación de cubanos se atrevió a soñar con la libertad. Esa que no se pasa por La Habana, Cuba, desde hace 60 años cuando se instauró el régimen castrista.

¿Qué pasa en Cuba con el Movimiento San Isidro? ¡Así se manifiestan!

Una generación que llamó a una marcha cívica por el cambio. Pero en un lugar donde la represión y el miedo de manifestarse en contra del gobierno es tan alta, que los organizadores han animado a la gente a colgar sábanas blancas fuera de sus casas, a aplaudir a las 15:00 horas, y a encontrar otras maneras creativas de manifestarse si no se sienten cómodos saliendo a la calle.

A pesar de los altibajos, Cuba podría estar en la cúspide de algo importante, aunque es muy difícil que el movimiento detrás de las protestas derribe al Partido Comunista que ha permanecido en el poder durante más de 60 años.

Una gesta, que según el presidente Miguel Díaz Canel viene orquestada desde Estados Unidos. Y al preguntarles a los organizadores, todos negaron haber recibido dinero del gobierno de Estados Unidos.

Está claro, los cubanos quieren resolver los problemas de los cubanos. Con voz, con voto, con garantías.

Ya es hora, Cuba se merece ser una Cuba libre.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS