cuba-protestas-1.jpg
Reuters
25 octubre 2021
Marissa Espinosa Gutiérrez
Internacional - Notas
Compartir

Sigue en pie la marcha del 15 noviembre por la libertad de Cuba

A pesar de los intentos del gobierno de Cuba por impedir la manifestación pacífica, ésta continúa en marcha y más viva que nunca.

Líderes disidentes de toda Cuba se unieron en una sola causa: organziar una manifestación pacífica para pedir la libertad de expresión, a la protesta y la liberación de opositores del gobierno encarcelados.

A través del grupo de Facebook “Archipiélago”, con más de 20,000 miembros, los opositores organizaron la protesta multitudinaria el 15 de noviembre, el mismo día que el día de Cuba planea reabrir sus puertas al turismo. Además, este evento busca continuar con las marchas acontecidas el pasado 11 de julio, las mayores ocurridas en décadas.

Al grito de libertad, las multitudinarias protestas de hace tres meses exigían la renuncia de Miguel Díaz-Canel, el presidente cubano desde que Raúl Castro comenzó su retiro de la política. Pero no pasó mucho antes de que el gobierno aplastara las manifestaciones con violencia, encarcelando personas y poniendo en confrontación a los cubanos.

Por ello, para evitar cualquier intento de protesta, el gobierno cubano ha iniciado una serie de acciones para evitar que los ciudadanos salgan a las calles de toda la isla.

Primero negó a “Archipiélago” el permiso para la protesta, diciendo que sus organizadores tenían “vínculos con organizaciones subversivas” e “intención de cambiar el sistema político”. A pesar de ello, Yunior García, el líder del grupo, dijo que aún planeaba marchar el 15 de noviembre.

Además, de acuerdo a periodistas independientes de la isla, entre otras tácticas oficialistas para evitar manifestaciones está denunciar familiares o conocidos que tengan la intensión de manifestarse y la confrontación entre cubanos. El medio para hacer llegar el mensaje son las redes y canales gubernamentales así como la prensa oficialista.

Estas estrategias, que en lugar de conciliar dividen al pueblo, dejan espacio abierto para que cualquier agresión a la oposición quede en impunidad.

Opositores cubanos ante los fiscales del régimen

Otra estrategia para desincentivar la marcha del 15 de noviembre fue que los fiscales cubanos convocaron el pasado jueves 21 de octubre a líderes disidentes de todo el país que convocaron a las protestas por restricciones a los derechos civiles, y advirtieron contra la convocatoria de mítines bajo pena de ley.

Desde la revolución de Fidel Castro de 1959, las protestas disidentes en Cuba han sido prohibidas con la excusa de que Estados Unidos las respaldaba. La nueva constitución del país, aprobada hace tres años, abrió un nuevo espacio para manifestaciones “legítimas”.

A pesar de la baja aceptación que el gobierno cubano tiene entre la población, éste acusa a otros países de financiar estás demostraciones antioficialistas.

Te puede interesar: Uso indiscriminado de la violencia, ideario guerrillero del Che Guevara

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS