Bravos
05 octubre, 2020
Jorge Pinto
Liga MX

Un mismo sentimiento en Cd. Juárez

La afición lleva con orgullo la playera de su club.

Este fin de semana estuvimos en Ciudad Juárez para la transmisión del FC Juárez vs Pachuca. Desde que uno desciende del avión, ya percibe que llegó a una sede con equipo de futbol y es día de juego.

  En el aeropuerto hay afición que lleva con orgullo la playera de su club. Incluso hay quien nos pregunta, “¿y cómo ven al equipo, creen que pueda hoy con Pachuca? ¿Creen que Juárez se meta a la Liguilla?”

Al ser domingo, nos permitimos “pecar” en el desayuno. Fuimos a un lugar de hotcakes, que aunque pequeño, es muy tradicional y siempre con fila de espera. Ahí nuevamente encontramos un par de comensales portando el jersey de los Bravos. Bromeamos con ellos mientras aguardábamos la mesa. Y luego en un tono más serio nos confesaron quiénes son sus futbolistas predilectos: “Hay que darle el balón a Darío Lezcano. Una clara de gol no te la falla.” Algo de razón tienen, ya que con seis tantos, el paraguayo es el cuarto mejor goleador del torneo, empatado con Ángel Mena y Federico Viñas.

Tampoco entendían por qué en ocasiones, el profe. Caballero deja en la banca a Erick Castillo. “Es el más habilidoso, agarra el balón y no lo frenas.” “Te hace la diferencia, es el que te genera jugadas llevándose a los defensas”. Voz de profetas tuvieron, al menos para este encuentro ante Pachuca, porque el ecuatoriano logró el empate final a un gol justo así: quitándose a un par de rivales en el área, para luego definir al segundo poste de la meta defendida por Oscar Ustari.

El pronóstico de temperatura para el juego amenazaba con más de 30 grados centígrados. Para resistir, camino al estadio nos detuvimos a comprar agua fría. En el supermercado encontramos otro grupo de aficionados, con la playera del equipo local, adquiriendo cerveza y carne. La “cheve” para “pistear” y los asados son tradicionales en el norte del país para ver el futbol con amigos, y más durante este lapso en que lo juegos son a puerta cerrada.

Si todo marcha sobre el cause actual, en las últimas dos jornadas del
torneo, estos leales seguidores podrán volver al “San Benito” (así le llaman al Estadio Olímpico Benito Juárez). Su apoyo ante Querétaro y América será crucial, porque seguramente los Bravos se estarán jugando el pase al nuevo formato de repechaje.

Siempre será apasionante estar en una sede donde los aficionados se vinculen con su club. Porque de eso se trata el futbol: de que un mismo sentimiento una a la gente, a través de un equipo que represente esas sensaciones.

Jorge Pinto Tamayo

Te Puede Interesar
VIDEOS