KAL|0_93qrm0hu
03 julio, 2018
Azteca Deportes

Jugué mientras mi padre estaba secuestrado: Obi Mikel

El capitán de la Selección de Nigeria, vivió momentos de angustia antes de enfrentar a Argentina

Ciudad de México. El pasado 26 de junio, la mente de los futbolistas de la Selección de Nigeria estaba puesta en su tercer juego de Rusia 2018 ante Argentina, menos la de John Obi Mikel.

El capitán del equipo africano estaba pensando en su padre, quien horas antes del trascendental partido había sido secuestrado. El futbolista vivió momentos de tensión, nerviosismo y temió por la vida de su papá.

“Recibí una llamada cuatro horas antes del inicio para contarme qué había pasado. Me dijeron que matarían instantáneamente a mi padre si informaba a las autoridades o se lo contaba a alguien”, reveló en una entrevista al diario inglés, The Guardian.

“Solo un círculo muy reducido de mis amigos lo sabía. Tampoco quería discutirlo con el entrenador porque no quería que mi problema se convirtiera en una distracción para él o para el resto del equipo antes de un partido tan importante. No pude decirle”, continuó.

Esa situación lo obligó a pensar varias cosas, entre ellas no disputar el partido con su equipo, pero finalmente sí lo hizo, aunque no estuviera del todo concentrado en el juego.

“jugué mientras mi padre estaba en manos de bandidos, tuve que suprimir el trauma. Estaba emocionalmente angustiado y tuve que tomar una decisión sobre si estaba mentalmente listo para jugar. Estaba confundido. No sabía qué hacer pero, al final, supe que no podía dejar ‘tirados’ a 180 millones de nigerianos, sacar esto de mi mente y representar a mi país en ese instante”.

Afortunadamente, Obi Mikel reveló que su padre fue liberado días después y recibió tratamiento de emergencia como resultado de la tortura que recibió durante su captura.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Deportes en Google News!