KAL|0_xwzp29un
Monika Majer/Getty Images
22 mayo, 2018
Azteca Deportes

Panamá, la cenicienta de Concacaf

La selección canalera estará en Rusia 2018 tras un largo proceso de sangre, sudor y lágrimas

Ciudad de México. Raúl Jiménez comenzó a darle forma a un final trágico para la Selección de Panamá, con una chilena en la penúltima jornada del Hexagonal final ante el equipo canalero. Aquel gol le dio el triunfo a México, con el que podría rescatar, por lo menos, el pase a la repesca.

Sin embargo, México iba perdiendo contra Costa Rica y Panamá ganando en su país ante Estados Unidos, lo que abría la esperanza para meterse a su primera Copa del Mundo, pero en un abrir y cerrar de ojos, los norteamericanos le dieron vuelta al marcador, metieron a la Selección Mexicana a la reclasificación y le partieron el corazón a todo un país.

Todo era tristeza en Panamá pues, tras la no calificación, Julio Dely Valdés, uno de los máximos referentes del equipo, fue destituido de su cargo. Pero siempre está la luz al final del camino y para Panamá salió el sol desde el nombramiento de Hernán Darío Gómez como el nuevo seleccionador nacional.

En ‘El Bolillo’ se ponían todas las esperanzas mundialistas, pues sabían de su calidad y de su éxito a nivel selecciones, ya que clasificó a Colombia y Ecuador a una Copa del Mundo, esta última a la primera en su historia.

Con Gómez, la Selección de Panamá cambió en todo: mentalidad, forma de juego y eficacia. Además, muchos de sus jugadores emigraron a ligas más competitivas, lo que ocasionó que el nivel de la nacional creciera.

El punto clave de Panamá en la clasificación a Rusia 2018 fue hacerse fuerte en casa, donde se mantuvo invicto en todo el Hexagonal Final rumbo a Rusia 2018. Pero el momento más sublime e inolvidable se dio el 10 de octubre del 2017.

El estadio Rommel Fernández albergó el último partido del Hexagonal entre Panamá y Costa Rica. Los Ticos se fueron al frente al minuto 37 y enmudecieron un estadio repleto de aficionados que soñaban con ver por primera vez a su selección en una Copa del Mundo.

Como casi siempre había sido, Panamá remó contra corriente, sufrió pero volvió a ver la luz al final del camino. Gabriel Torres le devolvió el alma al cuerpo a los aficionados con el empate de forma poco clara. El reloj marcaba el minuto 88, el estadio era un hervidero de emociones y el gol no caía.

Fue cuando RománTorres apareció, encaró al portero con un defensor encima y sacó el disparo más importante de su carrera, con el que mandó el balón al fondo pero mejor aún, mandó a su selección al Mundial de Rusia 2018.

VIDEOS