Ronaldo
22 septiembre, 2020
Guillermo Santisteban
Selecciones

Ronaldo: Sólo uno

Conoce la historia de uno de los mejores delanteros de todos los tiempos.

La historia reciente pone el nombre de Ronaldo en una de cada dos publicaciones cuando se trata de encontrar quién es el mejor jugador del mundo, pero ese nombre tiene historia, un legado y se le acredita a un solo personaje, Ronaldo Luis Nazario de Lima. Pocos fuimos los afortunados de ver jugar al “fenómeno” y sabemos que él es el verdadero Ronaldo. Un jugador amado por todos, idolatrado por el mundo, recordado en cada rincón y odiado por ninguno, este jugador brasileño cautivó al mundo con su alegría para jugar con la redonda.

  Nació en Brasil, un 22 de septiembre de 1976 y comenzó su carrera en el São Cristovao, brilló en la selección U17 donde anotó 59 goles en 57 partidos, números que lo pusieron en la mente de varios caza talentos pero fue fichado por el Cruzeiro, club donde pulió sus habilidades, potenció sus cualidades y que terminarían por llevarlo a la selección mayor, con la que ganó su primera copa del mundo en Estados Unidos 1994, tras una cardiaca tanda de penales ante Italia.

Con apenas 16 años, Ronaldo se convirtió en un jugador habilidoso, veloz, creativo, desequilibrante y con un olfato especial para encontrar el gol. Su potencial era tan llamativo que el PSV de Holanda no dudo en llevarlo a sus filas, donde jugó de la temporada 1994 a 1996 y realizó 54 goles en 57 partidos. El último año fue elegido por la FIFA mejor jugador del mundo y tras conquistar múltiples galardones en el campeonato holandés, decidió emigrar en busca de nuevos retos.

En 1996, el “fenómeno” firmaba un contrato con el F.C. Barcelona por ocho años, y el club catalán pagaba al PSV 20MDD. En el cuadro blaugrana se ganó el reconocimiento mundial con sus actuaciones.

Con los blaugranas logró registros impensables, 47 goles y 12 asistencias en 49 partidos. Todos ellos con la marca especial de R9; velocidad, regate y desfachatez. Tras finalizar esa temporada, nuevamente fue nombrado como el mejor futbolista del mundo, y ese mismo año recogió el Balón de Oro, premio que concedía la revista France Football.

Pero la historia entre Barcelona y Ronaldo sólo duro un año y terminó por temas económicos, por lo que busco un nuevo destino en Italia, específicamente en el Inter. Ahí, el brasileño no tuvo problemas de adaptación y en poco tiempo rompió cuantas redes encontró a su paso. Con tan solo 21 años, ya había jugado en 3 diferentes ligas de Europa, causado sensación en todas.
Si bien Ronaldo marcó diferencia en la Serie A, no logró muchos títulos con los nerazzurri pues apenas ganó una Copa de la UEFA en 97/98.

Para la temporada 1999/2000 inició una maldición que nunca terminó, las continuas lesiones de rodilla. En un partido ante Lecce, Ronaldo busca el balón y sin ningún contacto, el brasileño se resiente de la rodilla. Sale de cambio al minuto 59’ y el diagnostico resulta negativo: rotura parcial en el tendón rotuliano de la rodilla.

Tras seis meses de ausencia por lesión, el brasileño regreso al terreno de juego en el minuto 59’ en el partido ante la Lazio por la Coppa Italia. A los siete minutos de haber ingresado, el mundo captó una de las imágenes más aparatosas y que probablemente sea imborrable para muchos. En un mano a mano entre Ronaldo y Fernando Couto, el “fenómeno” terminó en el suelo, la rodilla lo traicionó al intentar regatear el portugués. Ese día, se partió el tendón rotuliano de la rodilla derecha. Un episodio dramático para el fútbol mundial, porque estuvo a punto de perderse una leyenda.

Regreso un año después a las canchas, con dudas sobre su forma física y con la posibilidad de no volver a ver al mismo R9 pero la incertidumbre quedó definitivamente despejada en el Mundial de Corea-Japón 2002. El delantero de la verde-amarela volvió a demostrar que no había forma de derrumbarlo. Fue el máximo anotador de la Copa del Mundo, fue el anotador del gol que clasificó a Brasil frente a Turquía para la final, y también salieron de sus botas los dos goles con los que la canarinha eliminó a Alemania en el partido definitivo para lograr su quinta estrella.

La fantástica actuación de Ronaldo en el Mundial lo colocó en el punto en el radar de los mejores clubes del mundo y, el último día de agosto de 2002, el Real Madrid y el Inter encontraron un acuerdo para traspasar al jugador, el equipo merengue fichó al brasileño por 45M€.

En los últimos días del año, el astro brasileño recogió los dos galardones más prestigiosos en el mundo del fútbol: el Balón de Oro, y el premio FIFA al mejor jugador del planeta. Varios meses después, también recogió dos premios Laureus como integrante de la selección brasileña y como mejor deportista de 2002.
Vistió la camiseta de Real Madrid del 2002 a 2007 donde recolectó 177 partidos y marcó 104 goles.

AC Milan y Corinthians fueron sus últimos destinos antes de que el 14 de febrero de 2011 anunciara su retirada. Quizás, Ronaldo sea la única persona que en verdad puede decir que no llegó a ser el mejor por culpa de sus rodillas, lesiones que desafortunadamente lo alejaron de las canchas a temprana edad y nos privó de su magia por largo tiempo.

Te Puede Interesar
VIDEOS