MANCHESTER CITY
12 agosto, 2020
Azteca Deportes
Otros Deportes

Out al Deporte sin TV

La televisión y el deporte se convirtieron en el maridaje perfecto.

Por: Juan Antonio Hernández

  Desde que se unieron el deporte espectáculo y la televisión, se convirtieron en el maridaje perfecto. “Lo tuyo es mío, lo mío es tuyo y lo de nosotros es de ambos”, parecieron prometerse en aquella unión imaginaria.

Dicha fórmula confirmó su éxito el presente año, en cuanto apareció “la pandemia”. El deporte espectáculo se ausentó de la pantalla de los televisores por el parón, y la tele tuvo que continuar su camino evidenciando “un vacío”, una aparente viudez.

Consciente de ello, de la perfecta fórmula que significa la fusión deporte - tv, el organismo deportivo más importante del orbe, la FIFA, no quiso dejar en “desahucio” a su afición, e implementó una competencia virtual en algunas de sus ligas afiliadas a través de su juego electrónico que lleva su firma. Si bien es cierto que nunca se pensó que esta competencia virtual supliera a la real, sí se planteó la idea de seguir presente en la mente de sus consumidores, “los aficionados”.

Entretanto, se valoró siempre la forma de volver a la actividad, a pesar de la pandemia, respetando las medidas sanitarias impuestas a nivel global. Fue cuando se confirmó que era hora de recurrir a su principal aliado, la televisión, para regresar y satisfacer a la fanaticada.

Obvio, nunca será lo mismo un partido “a puerta cerrada”, pero todos los deportes que recurrieron a la “pantalla chica” para seguir activos están vivos, no así aquellos que no despertaron a tiempo y se quedaron en el olvido, esperando a que un milagro les “abra las puertas de sus tribunas”.

Por ello ya no valdrán las lamentaciones, la televisión, queda claro, “no es la que manda”, es el aficionado el que manda “a través de la televisión”, como medio. La tele da lo que el cliente pide. El televidente ha exigido su espectáculo favorito, el deporte de su elección, y la tele se lo provee.

Para un servidor, es una pena saber que, uno de mis espectáculos favoritos, mi pasión, los toros, sigue esperando a que la pandemia termine para volver a la actividad. Para cuando eso suceda, quizás, los futuros aficionados, los niños y jóvenes, serán fervientes seguidores de otro espectáculo, el que pudieron consumir. Mientras sus padres y abuelos vivirán de los recuerdos de cuando se podía ir a la plaza, porque su nueva afición será lo que “hoy pueden ver en vivo en la tele”.

VIDEOS