Tom Brady
Getty Images
14 diciembre, 2019
Pablo de Rubens
Ritual NFL

El centenario de la NFL: Oportunidad de oro para Tom Brady

Los números que ha conseguido el mariscal de los ‘Pats’ respaldan la experiencia y capacidad

El veterano quarterback Tom Brady, arrancó esta temporada con 42 años de edad Y 6 anillos de Super Bowl y por si fuera poco, como vigente campeón de la NFL. La carrera de Tom Brady ha sido marcada por grandes momentos, polémicas y hazañas inigualables dentro del emparrillado, por ello es que 2019 arrancó de manera magistral para el número 12 de New England.

  En la semana número 1 se enfrentó a Steelers, acérrimo rival en la conferencia Americana, partido en el que Patriots los derrotó 33-3 y Brady se convirtió en el primer quarterback de 42 años o más en tener un partido de más de 300 yardas por pase, consiguiendo 341 y 3 envíos para anotación. En la semana 2, Patriots se impuso 43-0 sobre unos alicaídos Miami Dolphins, encuentro que marco el primer y único touchdown de Antonio Brown como patriota para conseguir la segunda victoria, 10ma ocasión en la que la dupla Belichick-Brady arrancan con ese récord.

Posteriormente Brady superó a Drew Brees que estaba en la lista de mayor cantidad de pases de touchdown en la historia, consiguiendo llegar a 522 y ganar por marcador de 30-14. En la semana 4 como visitantes ante los Bills, Brady se volvió a imponer, logrando así alargar su racha histórica de 16 ganados y sólo 2 perdidos en Buffalo. Ante Washington, el quarterback, logró superar al histórico Brett Favre en el tercer peldaño de mayor cantidad de yardas por pase en toda la historia de la NFL, para imponerse en la pizarra 33-7. En la 6ta semana Brady siguió con los récords, y en esa ocasión llegó al histórico segundo peldaño de mayor cantidad de yardas por pase, superando a su antiguo rival Peyton Manning.

En las semanas 7 y 8 Brady y Belichick volvieron a ganar en contra de New York Jets y Cleveland Browns, marcando así la victoria número 300 en la carrera NFL del mítico Bill Belichick, head coach de New England Patriots. Sin embargo, la semana 9 llegaría para poner frente a Brady al rival más complicado hasta el momento, unos Ravens de Baltimore encabezados por Lamar Jackson, pero sobre todo por el head coach John Harbaugh, quien usualmente le ha complica las cosas al equipo de Foxborough.

Pues ese día no fue la excepción, Baltimore le quitó el invicto a Patriots, tras ganar 37-20, marcando la graduación de Jackson como quarterback destacado en la NFL. Tras la derrota, los Pats descansaron en la semana 10, para regresar y enfrentarse en la 11 a Philadelphia, una reedición del Super Bowl LII, en la que Brady logró ganar en la última posesión de balón en el encuentro.

Más tarde, el equipo de Boston conseguiría su 21° victoria consecutiva como local, al derrotar 13-9 a unos Dallas Cowboys que no lograron meter ni las manos.

VIDEOS