Trevon Diggs
Getty Images
06 septiembre, 2020
PEDRO DOMÍNGUEZ
Ritual NFL

Trevon Diggs vive el sueño de su padre

La nueva promesa de los Vaqueros de Dallas presume una mentalidad única para triunfar en la NFL.

Decir que el plan de Trevon Diggs ha sido diferente a lo que él tenía pensado, sería minimizar todo lo que ha atravesado el nuevo jugador de los Dallas Cowboys. Desde cambiar de posición, superar lesiones importantes y, el obstáculo más duro, sobreponerse a la muerte de su padre.

En la familia Diggs el futbol americano corre por la sangre. Stefon es un receptor consagrado en la NFL, bien cotizado y con una carrera exitosa. Su hermano, Trevon, también destacó desde joven y, cómo cualquier hermano menor, intentó emular al grande. Trevon trató de seguir el camino de Stefon como receptor y tuvo éxito en sus primeros años en la secundaria, en donde llegó a acumular más de mil yardas y 15 touchdowns en una campaña. Sus bonos crecieron y lo reclutó la universidad más prestigiosa del futbol americano de la actualidad en Estados Unidos: Alabama.

Precedido de su talento y la fama de su hermano, Trevon fue visto como una joya para el equipo de Nick Saban, quien optó por averiguar si este podía cubrir más posiciones. En su primer año fue utilizado como receptor, safety y regresador de patadas, en ese orden. Fue en su segundo año, cuando decidieron que en vez de atrapar pases, sería el tipo encargado de impedir que otros lo hicieran, debutando en la posición de esquinero.

Naturalmente tuvo “dolores de crecimiento” pero se adaptó más rápido de lo esperado. El plan modificado seguía adelante. Pero como siempre pasa, cuando todo le estaba saliendo bien apareció el obstáculo: una fractura en el pie, que lo llevó a perderse media temporada.

Trevon ya había superado adversidades más fuertes y por ello, esta fue relativamente fácil para él. Recuperarse de una lesión recurrente en jugadores universitarios. El reto era mejorar y lo logró. El año 2019 significó lograr todo lo que prometía, y todo el potencial que manifestó desde la secundaria se cristalizó. Se consagró como el esquinero titular y uno tremendamente eficiente, jugando en uno de los mejores equipos del país. La fórmula perfecta para ser catapultado a las primeras ronda del Draft de la NFL.

No le tocó ser elegido en la primera ronda, pero sí en la segunda. El equipo fue más sorpresivo aún, lo atrapó el “equipo de América”: Dallas Cowboys.

Para él, esto fue partciularmente especial por su padre. Avon Diggs, quien perdió la vida cuando Trevon y sus hermanos eran unos niños: “Mi papá fue fan de los Dallas Cowboys antes de fallecer. Siempre lo fue. Cuando veíamos a Dallas, a veces se enojaba, a veces se alegraba, pero ese era nuestro equipo. Es increíble que ahora esté jugando aquí. Estoy viviendo su sueño”.

Hoy, en un año caracterizado por la rareza, Diggs tiene en frente un enorme reto, ser el esquinero titular de uno de los equipos más importantes y con más reflectores del mundo en su temporada de debut. Habilidades físicas y técnicas, las tiene, carácter también. Incluso tiene el “pedigree” de la NFL y por si faltara poco, la motivación de jugar en la franquicia amada por su padre. La historia suena y empieza bien, veremos si Trevon es capaz de mantenerla en la misma tónica, pero de que hay elementos con los cuales cristalizar todo ese potencial, nadie debería tener dudas.

Te Recomendamos
VIDEOS