Editorial Barajas Árbol de navidad renta
30 noviembre 2021
Juan Carlos Barajas
Opinión FIA
Compartir

Renta el Árbol de Navidad

Con la llegada de las fiestas de fin de año, inicia el proceso de decidir si el Árbol de Navidad será natural o artificial y ahora también están en renta.

El tema del Árbol de Navidad siempre causa polémica entre las familias. El dilema comienza para decidir si será natural o artificial, si se va a cortar o se compra ya montado en una base, cuántos y cuáles serán los adornos y, por supuesto, el precio.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) cada año se comercializan en México entre 1.6 y 2 millones de árboles y los precios son muy variados.

Un Árbol de Navidad natural no cuesta menos de 500 pesos y eso si está de oferta; si el árbol es artificial el costo fácilmente puede rebasar los 20 mil pesos y a estos precios hay que sumarles el costo de la estrella para la punta, las esferas, luces, listones, el pie de árbol y un laaargo etcétera de adornos que llegan a significar una cantidad de dinero importante.

Si se tiene suerte y cuidado las luces y otros adornos se podrán utilizar el siguiente año pero, si su amor por la naturaleza lo lleva a escoger un árbol natural prepárese para realizar el mismo gasto cada año y eso no es todo. Pasadas las fiestas viene otro dilema: qué hacer con lo que queda del árbol natural.

Los esfuerzos por darles un mejor destino a estos adornos son loables. En el mejor de los casos se intercambian por plantas de ornato o se vuelven composta pero las más de las veces terminan tapando coladeras en la calle o en el camión de la basura.

¿Dónde se puede rantar un Árbol de Navidad?

Por todos estos problemas hace 10 años en un rancho del Estado de México, dedicado a la producción de Árboles de Navidad, surgió la idea de ofrecerlos en renta a quien los necesite. Puede parecer un negocio de oportunidad y por supuesto que hay una ganancia para los productores pero también hay ventajas.

Una vez que se llena un cuestionario básico, quienes ofrecen el Árbol de Navidad lo ponen en una maceta, lo llevan al domicilio del contratante y lo dejan en su lugar listo para adornarse.

El Árbol de Navidad está vivo y se procura que siga así durante las semanas siguientes por lo que se dejan instrucciones para el cuidado e incluso una bolsa de abono. Acabando la temporada los productores van por el árbol y lo vuelven a plantar en áreas naturales que requieren reforestación y que ellos mismos cuidan.

Si alguien quiere conservar el árbol y tiene espacio suficiente, se lo puede quedar sin costo, el chiste es, dicen los productores, que sea una actividad sustentable y amigable con el medio ambiente.

¿Le interesa el tema? Entonces acompáñenos a escuchar la conversación que tuvimos con Humberto Mota, él es apoderado del rancho La Peñuela donde rentan un Árbol de Navidad para cada hogar.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS