medallista miedos Jorge Zarza
Azteca Noticias / CONADE
08 octubre 2021 22:10hrs
Jorge Zarza
Opinión FIA
Compartir

Un medallista que venció sus miedos: Jorge Zarza

Jorge Zarza visitó a Edgar Hugo Pineda, un medallista que tras “perderlo todo”, venció sus miedos y cobró fuerzas mediante el deporte.

En una de las paredes de la casa de Edgar Hugo Pineda están colgados dos grandes cuadros que atrapan la vista de cualquiera. Son dos preseas ganadas a pulso en la alberca en donde se codeó con los mejores medallistas del mundo.

Esas dos medallas son las columnas que sostienen su autoestima y al mismo tiempo son el orgullo de su familia.

Todo parecía transcurrir de manera normal en su vida como funcionario público, se había casado y ya tenía dos hijos, pero un accidente automovilístico lo dejó con la mitad de su cuerpo sin moverse.

Edgar Hugo, ahora medallista, ni siquiera hacía deporte antes de aquel incidente, pero las terapias que recibió para rehabilitar los músculos que quedaron dañados lo fueron orillando a querer estar más tiempo dentro del agua.

Edgar, un medallista que venció sus miedos

Edgar descubrió entonces que tenía un talento oculto. La velocidad para nadar a pesar de su condición física, catalogada para ese momento como emiplegia, lo hicieron destacar rápidamente entre sus demás compañeros con otras discapacidades.


Acompañado del equipo élite de FIA integrado por Ricardo Ruiz, Esteban Sánchez y Miguel Angel Nava, acudí a la casa de este medallista olímpico , orgullo de Metepec, donde actualmente vive y trabaja.

Desde que llegamos nos envolvió un ambiente familiar, nos invitó a pasar a la sala y ahí nos platicó que ahora se dedica a entrenar a su hijo para que pueda llegar a competencias de natación a nivel nacional e internacional. Eso sí, por más que miré de reojo, no ubiqué ninguna fotografía de él que hiciera referencia a la natación.

¿Y es regañón? Le pregunté a su hijo adolescente. Apenas si hizo una mueca para contestar. La disciplina que le inculca Edgar Hugo a sus alumnos es rigurosa y no permite que se relajen ni que no tomen en serio este deporte , incluido su hijo querido.

Después de ajustar la cámara nos invitó a la planta alta de su casa en donde se había elegido el escenario para hacer la entrevista.

Fue ahí donde encontré los dos cuadros enormes. El primero con una presea de plata que obtuvo en Toronto 2015 cuando ganó el segundo lugar en la competencia de 50 metros estilo mariposa; el otro cuadro, con una medalla de bronce que obtuvo en los mismos juegos parapanamericanos cuando subió al podio a recibir el tercer lugar en los 50 metros estilo libre.

Perderlo todo, uno de los miedos del medallista

Durante la entrevista nos contó lo duro que fue perderlo todo hasta caer en una depresión que lo mantuvo aislado, de muy mal humor y sin el deseo de seguir con su vida.

Fue duro. Fue un episodio doloroso. Hasta que el agua lo terminó de curar. Entrenó días enteros sin descanso, era como si al entrar a la alberca recobrara su fuerza y energía.

Edgar Hugo Pineda puso en lo alto el nombre de México al colgarse su triunfo en el pecho.

Al terminar la entrevista lo acompañamos a Zinacantepec, donde su ubica la alberca en la que entrena a las promesas de la natación que algún día seguirán sus pasos. Vaya que es exigente.

Para sorpresa de todos, se levantó de su silla de ruedas y de un brinco se metió al agua. Después de un chapuzón, eligió uno de los carriles por donde, a punta de brazadas, recorrió a gran velocidad aquella piscina.

Fue un momento glorioso.

Jorge Zarza.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS