La generación dorada de Estados Unidos
01 enero, 2021
Azteca Deportes
Selecciones

Llegó la generación dorada para Estados Unidos

Estados Unidos cuenta con una gran generación de futbolistas, entre los cuales destacan Christian Pulisic, Giovanni Reyna, Sergiño Dest y Weston McKennie.

Los futbolistas norteamericanos están dominando con gran nivel en las mejores ligas y equipos de todo el mundo. Ahora le llaman “la generación dorada” para los próximos torneos importantes, en donde sin duda, Estados Unidos contará con jugadores espectaculares.

  La selección de futbol de Estados Unidos vive un cambio generacional favorable. Grandes elementos conforman el combinado norteamericano y son futbolistas clave de sus equipos en Europa. Jugadores como Christian Pulisic, Giovanni Reyna, Sergiño Dest y Weston McKennie le dan esperanza al conjunto de las barras y las estrellas.

Pulisic, futbolista del Chelsea de la Premier, es el elegido para comandar a la selección estadounidense. Sus actuaciones como juvenil en Dortmund lo hicieron debutar a los 17 años y eventualmente emigrar a Inglaterra. Es pieza central del esquema de los “Blues”. En 43 partidos cuenta con 13 goles y 10 asistencias con el club londinense.

Quién también sorprendió al mundo desde el Borussia Dortmund fue Gio Reyna. El hijo del histórico Claudio Reyna, se adueño del medio campo del conjunto amarillo y junto al inglés, Jadon Sancho, se convirtió en una de las promesas del futbol mundial a penas a sus 18 años de edad.

Por la banda derecha del FC Barcelona podemos encontrar a Sergiño Dest. Tras la salida de Dani Alves del club, los culés no han encontrado a un reemplazo definitivo. Ahora el estadounidense tiene la tarea de afianzarse en España, adueñarse del puesto titular y, finalmente, liderar la defensa del combinado de EE.UU.

Weston McKennie, la gran figura de Estados Unidos


Mientras que en territorio italiano, Weston McKennie está sobresaliendo en la Serie A compartiendo vestidor y cancha con Cristiano Ronaldo, con quien mantiene una buena relación, incluso reveló que el portugués le asignó un nuevo apodo: “Texans Boy”. En turín, a pesar de tener competencia muy fuerte, como el brasileño, Arthur, McKennie se apoderó del mediocampo de la “Vecchia Signora”. De esa manera la nueva generación llena de esperanzas los ojos de los Estados Unidos.

VIDEOS