Roberto Osuna
Getty
05 agosto, 2020
Azteca Deportes
Otros Deportes

Cañoncito apagado: ¿EL KARMA DE LOS ASTROS?

Roberto Osuna se convirtió en la víctima más reciente de lesiones tras perderse los que resta de la campaña por cirugía en el codo.

De mal y de malas el 2020 para los Astros de Houston. Una temporada que comenzó con el castigo por robo de señales se ha convertido en una más dramática. Muchas dirán que es el “karma” de un equipo tramposo, pero la realidad de los dirigidos por el veterano Dusty Baker se ha convertido en un hospital.

 

Primero la baja indefinida del lanzador estelar Justin Verlander por una lesión en el antebrazo, sumado a la del también mexicano José Urquidy, la del cubano Yordan Álvarez, el relevista Chris Debinski y recientemente la del jardinero Michael Brantley. Con estas bajas, las aspiraciones de los campeones del Clásico de Otoño de 2018 sufren un duro golpe, en un calendario ya de por sí muy corto e impredecible por la situación de salud.

Roberto Osuna es la última víctima en esa espiral de mala suerte. El “cañoncito” tendrá que someterse a la famosa operación Tommy John para reconstruir su codo, lo que lo alejaría de los diamantes hasta el 2021 (básicamente perdiendo la próxima campaña o la Liga Mexicana del Pacífico).

Entre las cosas positivas que dejó esta desafortunada noticia fue el debut de su compatriota Humberto Castellanos (como el mexicano 131 en la gran carpa) en lugar del nacido en Mochis. También es muy probable que el cerrador derecho regrese 100% recuperado, al ser una cirugía de la que normalmente salen fortalecidos los lanzadores, pero el camino será largo y complicado para uno de los máximos representantes aztecas en el mejor beisbol del mundo.

¿Será el destino? ¿Será que los Astros se han alineado para hacer pagar a Houston por el “Spygate”? Todo parece indicar que las deidades del beisbol así lo han sentenciado.

Por: Rubén Ramos Duarte

VIDEOS