Lasorda y Fernando Valenzuela
Cortesía: @LosDodgers
09 enero, 2021
Azteca Deportes
Otros Deportes

La mano de Tommy Lasorda en la famosa “Fernandomanía”

Fernando Valenzuela se volvió en una figura icónica en Los Ángeles gracias a la confianza y al buen ojo de Tommy Lasorda como manager de los Dodgers.

Honor a quien honor merece. Recordamos al gran Tommy Lasorda, manager 2 veces campeón de Serie Mundial con los Dodgers y gran personalidad dentro de la familia del Rey de los Deportes en los Estados Unidos. Por 20 años forjó una cultura dentro de la organización californiana como ejecutivo y líder de la novena en el dugout.

  En esta familia de los Dodgers acogió en 1980 a un joven mexicano de 19 años llamado Fernando Valenzuela, quién ni siquiera sabía hablar español (de ahí la frase de Lasorda: “Todo el año pasado intentamos enseñarle inglés, y la única palabra que aprendió fue ‘millones’") y le dio la confianza necesaria que lo llevó a una temporada histórica en 1981 donde ganó el Premio Cy Young al mejor lanzador de la Liga Nacional y el Novato del Año del circuito (hasta el momento el único lanzador en hacerlo), culminando con la obtención de la Serie Mundial en una temporada cortada por la huelga.

“Nos impresionó mucho, a mí y a los entrenadores, queríamos que fuera un abridor y se dio la oportunidad. Nunca tuve nervios sobre si podía jugar o no, yo sabía que [Fernando] tenía la capacidad para hacerlo, jamás le pregunté su edad”, fueron las palabras de Tommy durante una entrevista en 2008.

En la memoria queda aquella imagen durante el Clásico de Otoño frente a los Yankees de Nueva York, cuando Valenzuela lanzó las nueve entrenadas del tercer juego que ganó su equipo 5-4, donde al al término del mismo, el manager fue abrazarlo. Después de ahí forjaron una relación muy cercana al mero estilo de padre-hijo en el vestuario.

Valenzuela recuerda: “Era mi manager. Para ser amigos, necesitas conocerte desde chiquito y crecer juntos. Siempre hubo conflicto entre él y yo porque yo quería quedarme en los juegos y el quería sacarme, pero sólo existió ese conflicto en el terreno de juego”.

El desempeño del “Toro” fue redituable hacia su mentor y en 1986 los convirtió en el lanzador mejor pagado en Grandes Ligas, un acuerdo de 5.5 millones de dólares. Las lesiones y el peor enemigo de los pitchers, el tiempo, hicieron mella en Valenzuela y en 1991, fue liberado por los Dodgers.

Al momento de su salida, varios líderes de la casa club, incluyendo Tommy alabaron al zurdo de Sonora y lamentaron su salida, llamando la decisión una de las más complicadas de su ilustre carrera.

Con esas anécdotas, recordamos a unos de las grandes personalidades del beisbol en todas sus facetas. Larga vida a Tommy Lasorda, parte fundamental de aquella “Fernandomanía” que enloqueció a México durante los años 80.

Rubén Ramos
Azteca Deportes

VIDEOS