PAOLA LONGORIA
GUSTAVO DURAN/NOTIMEX
14 agosto, 2020
Azteca Deportes
Otros Deportes

El Huevo o La Gallina, el dilema en el deporte

Es válido el dilema de “quién hace importante a quién, el deporte al deportista, o el deportista a su deporte”

Por: Juan Antonio Hernández

  Cuando se reclama la falta de atención por parte de los medios hacia determinado deportista, se hace bajo la justificación de que, como no se trata de un practicante de las disciplinas populares, como el fútbol, no se le da la atención adecuada. Debate que se termina cuando surge alguno que triunfa en un deporte poco conocido.

Es ahí cuando nos preguntamos si realmente es válido el dilema de “quién hace importante a quién, el deporte al deportista, o el deportista a su deporte”, algo así como el eterno cuestionamiento de “¿qué fue primero, el huevo o la gallina? La respuesta nos viene de inmediato, a veces hasta de forma contundente: “el deportista hace a su deporte”, sin más.

Varios ejemplos caben en la afirmación. A lo largo de la historia ha habido deportistas que, a través de su brillante trayectoria, han popularizado y dado lustre a su disciplina. Alpinistas, fondistas, ciclistas, taekwondoínes, karatecas, saltadores, velocistas. Muchos son los casos. En México, la caminata, también llamada marcha, se popularizó en cuanto apareció como medallista José “El Sargento” Pedraza, plata en los 20 kilómetros de México 68. De ahí, ya “popularizada” la especialidad, vinieron otros grandes como Daniel Bautista o Raúl González y sus subsecuentes. En el caso de los 400 metros de velocidad, hasta que apareció Ana Gabriela Guevara el público volteó a ver la prueba interesado en ella. Y saltándonos varios casos más, tan brillantes como los antes citados, hay que hablar como ejemplo claro y contundente, del de Paola Longoria, multicampeona mundial en raquetbol. Un deporte que sólo practican el .12 por ciento de personas que habitamos en el mundo y que cuyo número de canchas en nuestro país, específicamente para raquet, no de squash, no supera las 100. A pesar de ser un deporte poco popular la raquetbolista potosina lo puso a conocimiento de todos, por su contundente forma de ganar y de mantenerse en los primeros planos. Paola, ha sido la imagen de comerciales de televisión, publicidad en general y portadas de revistas, mucho más ocasiones que infinidad de futbolistas, siendo el balompié el deporte más popular.

El caso de Paola Longoria resulta sorprendente, porque no sólo es brillante como atleta, sino que ha sabido manejar su imagen de una forma ejemplar, a grado tal que puede servir como “modelo de marketing” para muchos otros deportistas o profesionales de alguna actividad pública.

Es por ello que, con esta reflexión, ya no caben más pretextos para aquellos que reclaman reflectores, ya que la atención va de la mano con los triunfos, sean producto del deporte que sea.

VIDEOS