tw-cd-ritualnfl-2dias-a001.jpg
Getty Images
08 septiembre, 2020
Pablo de Rubens
Ritual NFL

La última oportunidad de Cam Newton

Hablar de Cameron Newton, es hablar de perseverancia, superación y éxito. Cam es nuevamente uno de los nombres más sonados alrededor de la NFL. Cuando muchos creían que su carrera había llegado a su fin, los Patriotas de Nueva Inglaterra salieron de la nada para hacerse de los servicios del quarterback de 31 años de edad y regalarle esa ansiada segunda oportunidad que tanto estaba pidiendo.

No olvidemos que “Súper Cam” llegó a una NFL, que en 2011 no estaba acostumbrada a su estilo de juego. Si bien es cierto que tuvo predecesores como Michael Vick y Randall Cunningham, nunca antes se había visto a un pasador tan atlético y determinado a superar cualquier adversidad que se le presentara dentro del campo de juego. Con su 1.96 de estatura y 111 kilogramos de puro músculo, Newton impresionó a la liga entera desde el día uno en que se puso casco y shoulders en el profesionalismo.

Su paso por el colegial no fue sencillo. Cam era el suplente de Tim Tebow en Florida y por algunos problemas dentro y fuera del emparrillado, decidió transferirse a Blinn College, para posteriormente terminar en Auburn en donde ganó el Bowl Champion Series National Championship, para así asegurar el Trofeo Heisman al mejor jugador colegial de los Estados Unidos y la primera selección global del Draft 2011 de la NFL.

Como novato, rompió todos los récords posibles (yardas por aire, yardas por tierra, pases de anotación y acarreos de 6 puntos), con las 400 yardas en su primer partido fue más que suficiente divisar un futuro brillante, lo cual lo llevó a terminar esa temporada con 4,051 yardas por aire, 21 pases de touchdown y 706 yardas por tierra, más 14 anotaciones espectaculares.

Su año más brillante, sin duda fue el 2015, tanto así que logró liderar a Carolina Panthers a conseguir un récord de 15 ganados y solo un duelo perdido, marca con la que se convertiría en el jugador más valioso del año, logrando llegar al Super Bowl 50 para enfrentar a los Broncos de Denver, el cual terminó por perder 24-10.

Con todo y ese brillante pasado, las Panteras decidieron abandonar sus esfuerzos y buscar un nuevo proyecto debido a las múltiples lesiones que mantuvieron marginada a su estrella, o por lo menos limitada de la actividad en varias ocasiones durante los últimos 4 años.

Cam Newton

Sin embargo, el 2020 ha tenido un comienzo prometedor para Newton. Tras la salida del histórico Tom Brady de Nueva Inglaterra, los ‘Pats’ necesitaban un nuevo líder, alguien en quien pudieran confiar y entregar gran parte de su futuro esta temporada. Dado que su contrato es por un año, habrá que ver si puede mantenerse y buscar una nueva bolsa millonaria próximamente, pero el hecho de haber sido confirmado como quarterback titular del equipo, superando a Jarrett Stidham y Bryan Hoyer es un paso muy importante para el inicio de esta revancha dentro y fuera de los emparrillados.

Sin duda, esta campaña será de muchas pruebas para Cameron Newton y los Patriotas, pero lo que es un hecho es que tanto el pasador, como Bill Belichick tienen un objetivo en común, demostrar lo que ya han hecho durante varios años, pero que sorpresivamente el público ha olvidado. Que cada uno de ellos, ha sido y puede seguir siendo, el mejor elemento que existe en su respectivo rol, se encuentren en donde se encuentren. Cam sin Carolina y Belichick sin Brady, por ello es que este será un año de redención para ambas personalidades, y solamente el tiempo dirá si esta es la combinación ganadora para seguir manteniendo al equipo de Nueva Inglaterra como una de las franquicias más poderosas del planeta.

Te Recomendamos
VIDEOS