Desfile Broncos de Denver
01 diciembre, 2020
Eduardo Ruiz
Ritual NFL

Los Broncos no tenían jinete que los montaran ante Santos de Nueva Orleans

Kendall Hinton jugó como quarterback para los Broncos de Denver ya que todos sus mariscales de campo no podían jugar ya que las reglas de la NFL sobre COVID-19 no se lo permitían.

Después de la derrota de los Broncos de Denver 31-3 contra los Santos de Nueva Orleans una de las justificaciones podría ser que el equipo no tenia un quarterback nominal sino a uno adaptado debido a que el resto estaban en la lista de reserva COVID-19.

 

El partido contra Nueva Orleans tuvieron que traer de la escuadra de prácticas al receptor Kendall Hinton y usarlo en la posición de quarterback y toda esta situación se dio debido a que Jeff Driskel arrojó positivo tras una prueba. Muchos podrán decir ¿no habían otros jugadores? El cuestionamiento es válido ya que normalmente si existen jugadores para este tipo de escenarios; el problema fue que con las nuevas reglas impuestas por la NFL, cualquier jugador que haya estado cercano a uno que haya dado positivo y no tuviera las medidas sanitarias pertinentes, tampoco podrían ser elegibles.


Este problema fue abordado por el head coach Vic Fangio donde mostraba su descontento y molestia con sus jugadores porque ninguno de esa unidad cumplió con los protocolos de usar cubre bocas. Por default todos estaban fuera y pusieron en una situación precaria a la organización.

Así que Denver no tenía a Jeff Driskel ni tampoco a Drew Lock, Brett Rypien ni Blake Bortles, reitero porque ninguno de ellos usó cubre bocas.

Fangio explicó como ocurrieron las cosas y por eso me parece pertinente contar la historia completa. Resulta que la unidad de quarterbacks se reunió dentro de las instalaciones de Denver para poder estudiar el martes su sesión de video en preparación al partido contra Los Santos pero ninguno uso cubre bocas, bajaron la guardia, redujeron medidas preventivas, no tenían la distancia mínima requerida y eso les costó.

A Denver le avisaron un día antes del partido que ninguno de sus jugadores estarían disponibles bajo las nuevas implementaciones y reglas COVID-19 de la NFL. Apelaron esa indicación pero perdieron ese recurso y reitero la historia que hoy todos conocemos, Kendall Hinton tuvo que sacar las papas del fuego.

VIDEOS