Panteras de Carolina
Reuters
09 diciembre, 2020
Eduardo Ruiz
Ritual NFL

Los dos grandes problemas de las Panteras de Carolina

El equipo de Matt Rhule no contará con varias de sus estrellas de cara al partido de la semana 14 de la NFL.

Las Panteras de Carolina atraviesan una crisis muy difícil de abordar. De frente, tienen dos grandes problemas. El primero, es la forma en la que ha estado su corredor y mejor arma a la ofensiva Christian McCaffrey. Primero tuvo una lesión en el tobillo en la semana 2 de la temporada, y cuando por fin pudo estar de vuelta, una nueva lesión, ahora en el hombro, no le permitió estar presente los últimos tres partidos de la temporada.

Este miércoles su participación en la práctica de su equipo fue limitada y no por ninguna de las anteriores razones, sino por una molestia en la zona del muslo (una molestia muscular). Esta situación deberá acarrera un aprendizaje tanto para la organización como para el jugador.

A la distancia, la lectura podría ser que se adelantaron los tiempos de recuperación de su primera lesión, lo que dio cabida a las siguientes caídas. Otra razón podría ser que la organización tiene una total dependencia al jugador, por lo que exprimieron su potencial hasta desgastarlo considerablemente.

Lo que deberían hacer con Christian McCaffrey antes de que esté de vuelta en los emparrillados es una evaluación exhaustiva para saber qué tan conveniente es que esté de vuelta este año o si es mejor dejar que sane para que la próxima campaña pueda ser ese motor que Las Panteras pretenden; el cuerpo médico, además del entrenador en jefe Matt Rhule, serán los encargados de tomar esa decisión.

La segunda problemática que enfrentan es la manera de manejar la crisis por COVID-19 que están experimentando. Resulta que algunos jugadores se reunieron fuera de las instalaciones del equipo en su semana de descanso y como consecuencia, han surgido casos positivos tras las pruebas médicas requeridas semana a semana.

El jefe del departamento médico de la NFL, el Dr. Allen Hills confirmó el brote en la franquicia, además de ser enfático en que ya están trabajando de forma conjunta con el equipo para refrendar el mensaje de seguir las recomendaciones médicas para evitar estos casos.

Entre los jugadores que han arrojado positivo están D.J. Moore y Curtis Samuel. Ahora lo que tendrán que hacer es esperar y sobre todo acatar la resolución de la liga sobre una posibile multa. Se espera que así sea después de que Los Raiders de Las Vegas fueran castigados con 500 mil dólares, además de perder una sexta ronda de draft del próximo año.

Estos dos problemas son los que tienen de frente en estos momentos y solo faltará esperar lo que decidan en ambos casos, uno depende directamente del equipo y el otro de la decisión de la NFL.

VIDEOS