Juegue Balón: El temible fantasma que atormenta a la NFL
26 septiembre, 2019
Azteca Deportes
Ritual NFL

Juegue Balón: El temible fantasma que atormenta a la NFL

Las lesiones son el factor más temido por dueños y aficionados.

En esta temporada 100 de la NFL se espera mucho de todos los equipos. Los aficionados desde que inició ansían ver a sus equipos ganar semana a semana, gustar, convencer pero el factor innegable a cualquier deporte de alto rendimiento son las lesiones. Ese fantasma que ronda cada organización y que en un segundo echa abajo meses de planeación, que obliga a cada equipo a tener un plan alternativo en caso de que se presente.

  Nadie quiere que lleguen pero por lo general se cuenta con plan “b”, “c” inclusive hasta “d”. Del otro lado también existe el jugador que espera una oportunidad, que semana a semana, repetición tras repetición aguarda pacientemente un posibilidad de jugar, de demostrar lo aprendido.

Es por esta razón que repasaremos los lesiones de los quarterbacks que los ha marginado de tener minutos, inclusive de participar en un partido o partidos, y que ha obligado a sus equipos a utilizar y poner en marcha esos escenarios.

Comenzamos con Jacksonville que solo pudieron tener en el primer partido a su capitán de la ofensiva, Nick Foles. Chris Jones y ese tacleo fractura la clavícula de Foles y con ello mengua la ofensiva de los Jaguars.

El caso de los Acereros de Pittsburgh y el arranque de cero ganados y tres perdidos. Algunos podrán aseverar: tampoco existía una gran diferencia antes de que Ben Roethlisberger se lesionara el codo y entrada Mason Rudolph. A lo cual la respuesta es “enfoque”. Lo único innegable es que Rudolph será el titular de aquí a que termine la temporada o en su defecto que exista otra lesión.

Los Jets también sufren de este mismo mal. Sam Darnold sufre de fiebres, mareos y aun se desconoce el tiempo en que estará de vuelta. Aquí es donde el equipo ocupa el plan “b”, Trevor Siemian pero dura poco tras un problema en el tobillo y recurren al “c” Luke Falk.

Otra organización que ha tenido ese amargo sabor de boca son los Santos de Nueva Orleans tras enfrentar a los L.A. Rams. La lesión en el dedo de Brees para muchos merma significativamente las posibilidades de aparecer en postemporada; solo el tiempo tendrá la última palabra.

En Carolina están en la misma situación, Cam Newton sanó del hombro pero ahora lo aqueja una lesión llamada Lisfranc. Eso es que tiene una fractura, luxación o esguince en una articulación tarso-metatarsiana; eso significa que el titular ahora es Kyle Allen.

Así que las lesiones son el pan de cada día en la NFL sin embargo merman significativamente las oportunidades de un equipo de continuar con el plan de trabajo original con un único lugar en común, siguen buscando aprovechar al máximo las oportunidades semana a semana de tener una victoria y conseguir llegar al objetivo: postemporada.

Eduardo Ruiz

VIDEOS