Antonio Brown
septiembre 11, 2019 01:18 PM
Azteca Deportes
Ritual NFL

Los precursores de Antonio Brown

AB no es el primer jugador que causa dolores de cabeza a su equipo, ni mucho menos el primero que forza su salida para llegar a un mejor destino.

 

Para los que nos gusta, nos jactamos de presumir a la NFL como la mejor liga deportiva del mundo. Y si bien el gusto es subjetivo, su nivel la acredita mínimo como una liga top 5. Dicho esto, la NFL también se ha caracterizado a lo largo de toda su historia por tener a los atletas más problematicos, quizá, de todo el mundo.

Desde agresiones físicas, hasta asesinatos, pasando por violencia física y violaciones, la NFL constantemente se ha visto en el ojo del huracán por la dualidad de sus atletas. Deportistas brillantes cuando hacen su trabajo que cometen decisiones sumamente cuestionables cuando están fuera del emparrillado. Antonio Brown es el más reciente, pero no es el único.

Plaxico Burress fue uno de ellos, su historia es increíble por que normalmente uno escucha de jugadores detenidos a causa de agresión, posesión de drogas u otra mala conducta, pero Burress cumplió una condena de dos años en prisión a causa de posesión ilegal de armas. ¿Cómo lo descubrieron? Sencillo, él se disparo a si mismo por accidente una noche en un bar, cuando fue atendido se dieron cuenta que no tenía permisos para portar armas y por ello estuvo en prisión.

En años más recientes, jugadores como Marshawn Lynch, Le’Veon Bell o LeGarrette Blount han sido detenidos por posesión de drogas o marihuana. Y estas detenciones naturalmente afectaron a sus equipos en gran manera.

Pero hablando específicamente del caso Brown (negandose a permanecer en Raiders y buscando ir a otro equipo) hay varios antecedentes también. Uno de los más famosos es el de Eli Manning.

El QB de NY Giants, apenas iba a iniciar su carrera en la NFL y en el Draft del año 2004, pintaba para ser el primer jugador seleccionado. El problema para él, es que la primera selección la tenían los Chargers. Eli se negó rotundamente a jugar con ellos, de hecho llegó a amenazarlos diciendo que si lo escogían, jamás jugaría con ellos simplemente porque no le gustaba el equipo ni la idea de vivir en San Diego. Por ello, los Chargers se vieron obligados a buscar un equipo para intercambiarlo y a la postre, ese equipo acabó siendo NY Giants, con quienes Eli ganó dos Super Bowl.

Antonio Brown
Antonio Brown

Dos décadas antes, mismo caso sucedió con John Elway. Su padre, no quería que John jugara para una organización tan inestable como la de Baltimore Colts (que tenía la primera selección ese año) y por ello, practicamente demandó al equipo que lo traspasaran y así fue como Elway terminó en Denver, dónde se convirtió en leyenda, sin jugar una sola vez para Baltimore.

El caso más Antonio Brownesco de todos, parece una historia muy similar.
Randy Moss había sido traspasado de Minnesota a Oakland, sin embargo en su última temporada, Moss “se pasó de boca” criticando a su equipo, tanto al coach como a sus compañeros y diciendo que no le gustaba pertenecer a un equipo perdedor. Todo esto, claro mientras llegaba tarde a entrenamientos, no se esforzaba al 100% en los partidos y generaba antipatía de la afición. Por ello, Oakland lo mandó a Nueva Inglaterra donde de inmediato estableció el récord de más recepciones de touchdown en una temporada y ayudó a Patriots a terminar la temporada invictos.

¿Será que se repite la historia con Antonio Brown? Al final, hablamos de un talentoso receptor, que sale de Oakland, llega a Nueva Inglaterra y forma parte de una ofensiva que parece imparable.

Pedro Antonio Domínguez

VIDEOS