Tommy Ryan.jpeg
03 agosto, 2020
César Castro
Box Azteca

Tommy Ryan y la trilogía que marcó su carrera

Tommy Ryan falleció un 3 de agosto de 1948, y es recordado como uno de los grandes del pugilismo mundial.

Tommy Ryan es uno de los boxeadores más recordados en la historia del pugilismo, por su técnica a la defensiva y el poder de sus puños con el que logró 86 victorias, siendo 70 de ellas por la vía del nocaut. Pero uno de los acontecimientos más importantes es aquella trilogía ante Charles “Kid” McCoy, quien fuera su compañero y al tiempo su rival.

  En nuestro lunes de campeones quiero recordar a uno de los considerados mejores pesos medios de la historia, a propósito de su aniversario luctuoso número 72. Tommy Ryan nació en Redwood, Nueva York el 31 de marzo de 1870, durante su carrera como boxeador profesional (1887 -1911) consiguió un récord de 86 victorias, 3 derrotas y 6 empates.

Logró su primer título mundial el 26 de julio de 1894 al derrotar al canadiense Mysterius Billy Smith por puntos en una batalla a 20 rounds. Y conquistó su segunda categoría en 1899 al noquear en el octavo round a Charlie Johnson.

Pero la historia que quiero contarles comienza con uno de los compañeros de entrenamiento de Tommy Ryan, llamado Charles “Kid” McCoy, quien solicitó a Ryan una pelea, porque no tenía dinero para poder comprar medicinas.

Cabe mencionar que la solicitud fue hecha mediante una carta que no especificaba quién necesitaba el medicamento, o de qué enfermedad se trataba. Tommy supuso que el enfermo era su querido sparring y aceptó.

Al sospechar que enfrentaría un rival enfermo en una especie de caridad que únicamente conocían los dos boxeadores, Tommy no se entrenó como regularmente lo hacía para aquella función del 2 de marzo de 1896, confiado de que enfrentaría una versión con poco brillo de McCoy. Lo cual no sucedió, El “Kid” lo noqueó en el round 15 y esa fue la primera derrota en la carrera de Ryan.

Boxeador Tommy Ryan

Llegó la revancha un año después en la Alhambra de Syracuse ante 5 mil personas pendientes de cada movimiento en el ring. Ambos peleadores estaban enfocados en la pelea, McCoy era el favorito para los cientos de apostadores por el nocaut que había conseguido en la primera y no cedería terreno. Por su parte, Tommy, era el boxeador local y tenía a la afición de su lado, aclamando su nombre y motivándolo para sanar el orgullo dañado aunque eso no le borrara la derrota en el récord.

Transcurrieron cuatro episodios muy parejos, la gente estaba feliz de ver a dos de los mejores boxeadores del momento, hasta que algo impensable sucedió. La policía invadió el ring en el quinto round interrumpiendo la pelea sin razón aparente. El referee, estaba desconcertado, incluso más que los peleadores, que de tajo, perdieron ritmo e inspiración dentro de las cuerdas.

El tercero sobre la lona George Siler, se dirigió a quien identificó como el oficial de más alto rango (el inspector William O´Brien) y le expresó que no había razón para interrumpir la función. A lo que el representante de la ley contestó: “Creemos que esto ha ido demasiado lejos”, refiriéndose quizá a lo salvaje del espectáculo. Pero esa justificación era poco creíble, batallas más violentas se habían visto sin una intervención similar.

De inmediato los reporteros que cubrían la función cuestionaron al inspector O´Brien quien atinó a decir “Yo solo sigo órdenes caballeros”. Otra voz se escuchó en medio del anonimato de la multitud: ¿De dónde vienen esas órdenes? –Pues del alcalde, respondió el inspector, sin filtro.

Después de la interrupción el referee George Siler determinó empate. Los aficionados estaban decepcionados y los apostadores furiosos porque no había un ganador, había miles de dólares de esa época que estaban perdidos en la inmensidad del empate provocado por la policía, presuntamente ordenada por el alcalde James Kennedy McGuire.

Yo me pregunto: ¿Quién o quiénes saldrían beneficiados de aquel extrañísimo empate?

Por si tienen duda, sí hubo una tercera pelea entre Ryan y McCoy, otro empate, ahora a 6 rounds en Chicago en el año 1900. Así que de esa trilogía, Tommy no vio ni un pedacito de gloria.

Tommy Ryan falleció el 3 de agosto de 1948 a la edad de 78 años en Van Nuys, California, Estados Unidos.

Tommy Ryan.jpeg

VIDEOS