Bezos Espaciales.jpeg
20 julio, 2021
Azteca Deportes
Tendencia

Amazon en el espacio, vuelo suborbital inaugural

Jeff Bezos fundador de Amazon inaugura compañía Blue Origin en el espacio, el primer viaje de la nave New Shepard. Cohete orbital y módulo de aterrizaje lunar.

Por si en algún momento te cuestionaste hasta dónde puede llegar el hombre más rico del planeta, aquí la respuesta. El fundador de Amazon y Blue Origin, Jeff Bezos, realizó con éxito su primer vuelo al espacio en su propio cohete New Shepard, un momento clave para una industria incipiente que busca hacer que la frontera final sea accesible.

Soraya Jiménez el oro histórico para México | El ABC de Tokyo 2020

Turismo sideral

Blue Origin realizó su primera misión tripulada, un trayecto que duró 10.18 minutos exactos desde el oeste de Texas hasta más allá de la línea Karman y viceversa, para coincidir con el 52 aniversario de la llegada a la Luna. Junto a Bezos estuvo su hermano Mark, quien actualmente dirige la fundación, la aviadora Wally Funk, quien a sus 82 años será la astronauta más veterana de la historia, y el holandés Oliver Daemen, de 18 años, quien se convertirá en el más joven en realizar una travesía de este tipo.

El fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, realizó un viaje previo el once de julio, superando por poco al magnate de Amazon en esta batalla de multimillonarios. Tanto Jeff Bezos, como Branson, insiste en que no se trata de una competencia.

Bezos, de 57 años, fundó Blue Origin en 2000 con el objetivo de algún día construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial donde millones de personas trabajarán y vivirán. Hoy, la compañía está desarrollando un cohete orbital llamado New Glenn y un módulo de aterrizaje lunar que espera contratar con la NASA.

Te puede interesar: Viajará balón oficial de la Copa del Mundo al espacio

New Shepard ha realizado 15 vuelos sin tripulación para ponerlo a prueba y testear los mecanismos de seguridad, como disparar la cápsula lejos de la plataforma de lanzamiento si el cohete explota o aterrizar con un paracaídas menos.

Bezos.jpeg

New Shepard se acercó al espacio a velocidades superiores a 3.700 kilómetros por hora utilizando un motor de oxígeno e hidrógeno líquidos cuyo único subproducto es el vapor de agua. La cápsula se separó de su propulsor momento en que los tripulantes experimentaron la ingravidez durante tres minutos.

La nave espacial alcanzó su punto máximo a 106 kilómetros de altitud, lo que permitió a los miembros de la tripulación admirar la curvatura del planeta y el negro como la tinta del resto del universo. El propulsor retornó a tierra de forma autónoma a una plataforma de aterrizaje justo al norte de su lugar de lanzamiento, mientras que la cápsula lo hizo en caída libre con tres paracaídas gigantes y, finalmente, un propulsor, para un aterrizaje suave en el desierto.

Te puede interesar: Mascota de Rusia 2018 viaja al espacio

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Deportes en Google News!