KAL|1_a5n4ikaf
Thearon W. Henderson/Getty Images
04 junio, 2019
Azteca Deportes
Selección Azteca

¿Chicharito debe ser llamado a Selección Mexicana en el futuro?

Javier Hernández se ha vuelto a encender en redes sociales para defender su ausentismo en la Selección Mexicana

Javier Hernández se ha vuelto a encender en redes sociales para defender su ausentismo en la Selección Mexicana este verano. Cada futbolista que declinó participar en Copa Oro tiene razones específicas, por lo que debe ser juzgado en solitario. La ausencia de Javier Hernández se debe a que está próximo a ser padre. Es inimaginable anteponer otra situación a la vida misma, por lo que es comprensible su arreglo con Gerardo Martino para no ser llamado a Selección Mexicana. No se puede acusar de falta de compromiso con nuestro representativo nacional, a quien es el máximo goleador de la Selección, por ausentarse para atender la paternidad.

Pero hay una pregunta que sí amerita generar: a sus 31 años de edad y con tres mundiales disputados, ¿tiene “Chicharito” la misma hambre que hace una década? Explicado de otra forma: si Hernández Balcázar tuviera diez años menos y aún no hubiera jugado un mundial, ¿aceptaría la convocatoria a Selección para jugar Copa Oro, pese a que estuviera a punto de ser padre? Solo Javier lo sabe, o quizá ni siquiera él. En este caso la variable para aceptar o declinar una convocatoria es el “hambre”.

Chicharito tiene un lugar en la Selección que debe ser respetado para la próxima convocatoria, mientras mantenga un nivel futbolístico respetable. Pero en un futuro a mediano plazo podría perder esa plaza, no por esta ausencia en sí. Sino porque llegan las nuevas generaciones con ese impulso que solo la juventud otorga, con necesidad de triunfo y disposición al sacrificio. Es la misma hambre con la que, el Javier Hernández de 22 años de edad les ganaba el puesto a un Jared Borgetti de 35 en Chivas y a un Guillermo Franco de 33 años en la Selección Mexicana. Ahora, a CH14 le toca estar del otro lado del escritorio para presenciar como los ciclos en la vida profesional también alcanzan al deporte.

Por Jorge Pinto

VIDEOS