EXPEDIENTE FUT AZTECA: Argentina vs México, el día que todo pudo cambiar

La Selección Azteca soñaba con hacer historia en Alemania 2006, un gol de otra galaxia, lo despertó a su realidad.

Adán Ramírez
Selección Azteca
México VS Argentina
David Cannon/Getty Images
LEIPZIG, GERMANY - JUNE 24: Maxi Rodriguez of Argentina scores in extra time during the FIFA World Cup Germany 2006 Round of 16 match between Argentina and Mexico played at the Zentralstadion on June 24, 2006 in Leipzig, Germany. (Photo by David Cannon/Getty Images)

Leipzig, Alemania. México tuvo contra la pared a una potencia del futbol como lo es Argentina en Alemania 2006. La Selección Azteca no sólo llevó a la prórroga a los albicelestes, sino gran parte del encuentro, el Tri los dominó y desplegó un futbol realmente espectacular, todo gracias al artífice de esa selección, el “Bigotón” Ricardo Antonio La Volpe.

Rodaba el balón el 24 de junio de 2006 en un pletórico Zentralstadion Leipzig donde sus 43 mil asistentes disfrutarían de uno de los mejores encuentros de aquel gran Mundial de Alemania, donde a la postre se coronaría Italia con una despedida triste de uno de los más grandes futbolistas del mundo, un tal Zinedine Zidane.

Las tribunas se pintaron de albiceleste y de tricolor. Era complicado distinguir si había más argentinos que mexicanos, fue un auténtico duelo de porras o hinchadas. Los verdes de La Volpe lo tenían claro, presionar desde el minuto 1 a los argentinos. El equipo nacional se lanzó al ataque como si supieran que iba a tener su recompensa, la cual llegó por conducto de Rafael Márquez al minuto 6 del primer tiempo. Un cobró magistral desde la banda derecha de Pavel Pardo, alcanzó la pierna del jugador del Barcelona para adelantar a los Azteca.

El equipo mexicano había logrado su objetivo. México apabulló a un equipo argentino que prácticamente no supo qué hacer sin el dominio de la pelota, quien no podía salir de su campo a causa de un control absoluto de los mexicanos. El Zentralstadion Leipzig estalló después de que “Rafa” logra conectar la peinada de Borgetti para desarticular a toda la defensa albiceleste, al entrar al área, superar en velocidad a Heinze y rematar fuera del alcance del “Pato” Abbondanzieri.
Era muy pronto para festejar. México tenía enfrente a Argentina, con sus dos Mundiales encima y el recuerdo de uno de los jugadores más importantes de la historia del futbol, Maradona. No era cualquier Argentina. La Selección Argentina de un Messi jovencito arropado por Riquelme, Verón, Ayala, Zanetti, Cambiasso. Aimar, Sorín, Mascherano, Crespo y Tévez. Con esos nombres el equipo sudamericano absorbió el golpe, recuperó el aliento y cuatro minutos más tarde a través de un tiro de esquina ejecutado por Juan Román Riquelme, donde Hernán Crespo se adelanta a la marca de Jared Borgetti, quien desvió el balón de cabeza para vencer a Oswaldo Sánchez y decretar el empate.

El once pampero ya había emparejada el encuentro, no sólo ene marcador, sino en el volumen de juego. Peor aún así el juego de Argentina en medio campo no lograba cuajar en gran medida por el gran trabajo del equipo azteca. México fue implacable en su recuperación del balón en espacios reducidos con una presión constante, desafiante en salida del balón para lograr conectar con “Kikín” Fonseca y Jared Borgetti. Una auténtica clase táctica del “Bigotón”. Riquelme y Mxi Rodríguez participaban poco en la creación de juego, mientras que los encargados de recuperar el balón, Cambiasso y Mascherano no podían con la velocidad de un jovencito Andrés Guardado y Ramón Morales.

En el complemento, mexicanos y argentinos con más miedo a perder, se nulificaron. México asfixiaba al conjunto argentino sin ningún espacio para desplegar su juego. Hasta que a los 53 minutos de nueva cuenta Borgetti disparó para que el “Pato” se luciera con una gran atajada. Pero era imposible que la Selección Azteca mantuviera esa profundidad e intensidad de juego ante una potencia como la Argentina de José Néstor Pékerman. A México le costó y la Albiceleste lo aprovechó para recuperar metros y lograr desarrollar su juego. Los argentinos ya eran mejores en medio campo. Maxi y Saviola inquietaron a Oswaldo en un par de ocasiones, Riquelme recuperó la visión y Crespo la peligrosidad para que Argentina por din lograra dominar al equipo tricolor.

Argentina llegaba al momento crucial del encuentro con más armas. Los últimos 30 minutos eran un tango argentino. La Albiceleste se instaló en el terreno de los verdes para no dejar de intimidarlos. Pero La Volpe no iba a quedarse con los brazos cruzados. Gonzalo Pineda y Zinha entraron a la cancha para recuperar el balón, Pékerman responde con Tévez, Aimar y más tarde Messi para noquear a los mexicanos. No fue suficiente, a los 85, una maniobra entre Pineda y “Kikín” puso a temblar a todos los argentinos, incluido a un Diego Armando Maradona en las tribunas al borde de un paro cardiaco. Minutos más tarde el “Apache” Tévez perdió una la gran oportunidad de liquidar el encuentro. Empate a unos y tiempos extra.

México había logrado su cometido. Llevar hasta las últimas consecuencias a la Argentina, que en ese momento la incertidumbre era tal que sabían que los mexicanos podían dar la campanada. Los primeros minutos del tiempo extra fueron para los de Pékerman. Los argentinos pusieron contra la pared a los aztecas. Maxi que estuvo perdido la mayoría del encuentro debido a la dinámica del equipo mexicano, comenzó a inclinar su juego a las bandas, lo que provocó que Juan Pablo Sorín lo encontrara libre por la banda derecha. Maxi Rodríguez controló el servicio para conectar un tremendo zurdazo que se clavó en el ángulo de la portería mexicana para darle un golpe del que nunca pudo levantarse el equipo mexicano.

Una vez más el equipo mexicano era eliminado en los octavos de final de una Copa del Mundo. La generación de los Márquez, Sánchez, Pardo, Osorio, Salcido, Pineda, Zinha, “Maza”, Morales, “Kikín” y Borgetti, no pudieron llegar al 5to partido fuera de territorio nacional. Una vez más la Selección Azteca fracasaba, pero esta vez tuvo la gloria en sus manos no contra cualquier selección, sino contra una de las mejores selecciones argentinas de los últimos, años. El golazo de Maxi Rodríguez lo colocará en un lugar en la historia del futbol argentino y mundial. Un gol de otra galaxia que empujó a Argentina a los cuartos de final del Mundial de Alemania 2006 y que a México lo despertó del sueño de trascender en una Copa Mundial.

Adán Ramírez @el_picus

TE PUEDE INTERESAR

Héctor Herrera rompe el silencio después de 15 meses

¡Noticias deportivas de hoy, sigue a TV Azteca Deportes en Google News!
×