enfermedades-cardiovasculares.png
17 marzo, 2020
A Quien Corresponda TV Azteca
A Quien Corresponda

Enfermedades cardiovasculares. Las cifras son verdaderamente impactantes.

Una mirada a tu cora´zon

Por: Juan Carlos Benasco

  El corazón es el órgano principal del sistema circulatorio; su función es bombear sangre a todo el cuerpo. Sus 70 latidos por minuto y sus 5 litros de sangre cada 60 segundos, hacen que cada uno de nosotros pueda seguir con vida.
Sin embargo diferentes acciones y costumbres hacen que nuestro corazón comience a fallar; según especialistas, los factores de riesgo incluyen el sobrepeso, la obesidad, el tabaquismo, el stress y por supuesto el sedentarismo.

Las Enfermedades Cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.
Se calcula que anualmente mueren en promedio por esta causa más de 17 millones de personas, lo cual representa un 30% de todas las muertes registradas en el mundo.

Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales suelen ser fenómenos agudos ocasionados por obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos.

Algunas Cifras
· Cada día más de 46 mil personas mueren en el mundo por problemas relacionados con el corazón.
· En nuestro país alrededor de 290 personas fallecen diariamente por estos padecimientos; lo que coloca a las enfermedades cardiovasculares como uno de los principales retos a vencer en materia de salud.
· México ocupa los primeros lugares mundiales en obesidad infantil y adulta; el 30% de la población es hipertensa; el 43% tiene colesterol elevado y lo más dramático es que el 60% de estos pacientes, no saben que están enfermos.

Imagínese lo que significa llevar una vida “aparentemente normal” y que sin esperarlo llegue un infarto. Piense lo duro que esto puede ser para usted y su familia. Y es que los problemas relacionados con el corazón pueden afectar a cualquier persona; a hombres y mujeres por igual; no importa la edad o la posición social; son los hábitos y conductas lo que la determinan. Si esta tendencia continua, se calcula que en 2030 morirán cerca de 25 millones de personas por esta causa.

Algunas causas
Según la Organización mundial de la Salud, en todo el planeta mueren cada año, 6 millones de personas a consecuencia del cigarro, de estas 600 mil son no fumadores expuestos al humo de segunda mano. En México diariamente fallecen 163 personas; la dependencia a la nicotina reduce en 10 años la expectativa de vida. Todas estas cifras se resumen en serios daños a nivel coronario y es que el tabaquismo reduce el flujo de sangre y la cantidad de oxigeno que llega al organismo.

Por otro lado está la diabetes, que en las últimas tres décadas se convertido en un grave problema de Salud Pública.
Esta enfermedad se caracteriza por los altos niveles de azúcar en la sangre y es un factor de riesgo cardiovascular. Se estima que 8 de cada 10 diabéticos, padecen problemas del corazón.

Los efectos de las dietas malsanas y de la inactividad física pueden manifestarse por aumentos de la tensión arterial, el azúcar y las grasas de la sangre, sobrepeso u obesidad.

Ejercicio como herramienta preventiva
Para su correcto funcionamiento el ser humano tiene que mantener una forma física adecuada. Cuando esto falla, aparecen dolores musculares y de articulaciones. Y es que todos nosotros hemos sido diseñados para funcionar a base de energía, la inactividad conlleva un mal funcionamiento de todo el organismo.
Al movernos la sangre transporta mayor cantidad de oxígeno a los músculos, nos hace más fuertes, más potentes y resistentes.

Con el ejercicio el corazón se fortalece y pierde la grasa que lo rodea, por lo que cada latido es más potente y puede trasladar más sangre al resto del organismo. Comenzar a hacer ejercicio, mejorará nuestra condición cardiaca, fomentará una mejor presión sanguínea y estimulará la liberación de endorfinas que producen sensaciones de placer y bienestar.
Un corazón más grande: impulsa más sangre en cada latido.
Un corazón menos graso: funciona mejor

Especialistas en el tema recomiendan un mínimo de tres horas de ejercicio a la semana, alrededor del 95% de ejercicio aeróbico ligero, trabajo de fortalecimiento abdominal en todas las sesiones, ejercicios de flexibilidad articular, de coordinación y equilibrio.
Si no se tiene la capacidad para acudir a un gimnasio, el caminar durante 30 minutos diarios puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

.