Gabriel Heinze.png
07 mayo, 2021
Álvaro López Sordo
Resto del Mundo

Gabriel Heinze le respondió al técnico que lo llamó idiota

“Si le tengo que decir algo a alguien, lo miro a los ojos y lo hago cara a cara”, respondió Gabriel Heinze a Jim Curtin.

Gabriel Heinze, actual entrenador del Atlanta United, le respondió a Jim Curtin, estratega del Philadelphia Union, quien llamó mal perdedor e idiota al argentino. Esto tras la serie de cuartos de final entre ambas escuadras en la CONCACAF Liga de Campeones.

“El Gringo” Heinze ofreció una conferencia de prensa virtual el día de hoy y, por supuesto, de inmediato fue cuestionado por los periodistas sobre los dichos del entrenador del conjunto de la ciudad del amor fraternal. Heinze, muy a su estilo no esquivó el tema.

Te puede interesar: Fin de la hegemonía de la Juve: Inter de Milán, campeón de Italia

Las cosas se dicen a la cara

“Si le tengo que decir algo a alguien, lo miro a los ojos y lo hago cara a cara. No necesito a la prensa para decirle nada a nadie. Conozco perfectamente los dos escenarios: he ganado y he perdido mucho”, aseveró el hombre que como futbolista defendió las camisetas del Real Madrid y el Manchester United entre tantas otras.

Vale la pena recordar, que Jim Curtin habló de Heinze debido a que, tras la vuelta de los cuartos de final que selló el pase del Philadelphia a las semifinales, Curtin se molestó porque asegura que el argentino no quiso darle la mano cuando se acercó a él al finalizar el juego.

Te puede interesar: Invasión en el campo del Old Trafford; el partido es pospuesto

Curtin no me conoce

“Al parecer, esta persona no me conoce. Tuve la suerte, y el privilegio, de tener una mamá y un papá que me han mostrado, con ejemplos, lo que es la educación. Si sintió que no le quise dar la mano, le pido disculpas. Lo felicitó por pasar de ronda y le deseó lo mejor a él y al equipo”, finalizó Gabriel Heinze para explicar lo sucedido aquel día.

De esa manera, Gabriel Heinze le puso punto final a la situación que resulto ser un malentendido u omisión de su parte y no un desaire deliverado en contra de su colega a causa del enojo por quedar fuera del torneo.

Te Recomendamos
VIDEOS