Microrráfaga, causa del accidente de Durango SCT
24 febrero, 2019
Silvia Otero
Finanzas - Notas
Compartir

Dejaron pilotear avión a un tripulante no autorizado: peritaje de accidente en Durango

A los errores humanos se sumaron malas condiciones climáticas en el desplome del Embraer 190 de Aeroméxico, en julio de 2018

 Ciudad de México.- Fallas humanas y malas condiciones climáticas provocaron que el 31 de julio de 2018 el avión Embraer 190 de Aeroméxico se desplomara durante la fase final del despegue en el Aeropuerto de Durango. 

Así lo revela el dictamen final que elaboró la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes e Incidentes de Aviación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Los expertos concluyeron que sin autorización, un tripulante viajando en cabina (TVC) piloteaba la aeronave “hasta 8 segundos antes del impacto contra el terreno”, y que a pesar de tener licencia de piloto no estaba certificado para operar el Embraer.   

Se determinó además como causa probable del accidente: “el impacto contra la pista originado por la pérdida de control de la aeronave en la fase final del despegue por windshear a baja altura al producirse una pérdida de velocidad y sustentación”, lo que alude también a malas condiciones climáticas.

El documento detalla que “la Torre de Control no reportó a la tripulación de condiciones atmosféricas atípicas en Durango, y al momento del despegue la lluvia se intensificó, y se aprecian fuertes ráfagas de viento que impedían la visibilidad hacia la pista, desde el edificio terminal”. 

Los especialistas indicaron que “no hubo comunicación efectiva de la tripulación con el controlador de torre de control” ante los cambios meteorológicos que se registraron ese día, un fenómeno conocido como microburts.

Sobre el error humano se encontró en la investigación que “el comandante de la aeronave estaba sentado en el asiento del lado izquierdo, iba fungiendo como piloto monitoreando, sin contar con la capacidad de instructor o asesor”.  

Por evidencias de grabadoras de voz y de testimonios de personal de vuelo el TVC de cabina de tripulantes estaba sentado en el asiento derecho y realizó funciones de piloto volando. “También el copiloto dejó su puesto al TVC, se desconoce el motivo ya que no se presentó a realizar su entrevista, sin embargo, en el audio de la grabadora no existe ninguna actitud renuente o que limite esta situación, cediendo conscientemente su puesto de pilotaje”. 

El tripulante viajando en cabina (TVC) es poseedor de la Licencia de Piloto Comercial de ala fija en vigor, pero a la fecha del accidente era piloto aspirante para primer oficial de E-JETS con adiestramiento téorico inicial para pilotos en los equipos Embraer, con 68 horas en el simulador, sin haber concluido la evaluación final de simulador que le permitiría continuar con su adiestramiento en vuelos en ruta, por lo que no estaba considerado ni autorizado para comandar la aeronave matrícula XA-GAL. 

“Ante las evidencias recabadas se determinó que el tripulante viajando en cabina de pilotos se encontraba en el asiento asignado para el Primer Oficial e iba desempeñando las funciones de piloto volando , hasta 8 segundos del impacto contra el terreno”, detalla el documento.

En la página 55 del informe se destaca que el factor humano, que provoca 97% de los accidentes, estuvo presente y que en este caso se combinaron diversos factores: “ falta de apego a procedimientos, donde el principal problema es una inadecuada técnica de vuelo, la discrepancia en procedimiento TVC, pérdida de la conciencia situacional y la mala coordinación en las comunicaciones. Se aprecia que estos cuatro peligros estuvieron presentes en la ocurrencia de este suceso”

La aeronave sí contaba con certificado de aeronavegabilidad con vigencia hasta el 1 de julio de 2019, “sin que existieran evidencias de defectos o mal funcionamiento que pudieran haber contribuido al accidente”. 

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS