Trevor Lawrence
Getty
28 abril, 2021
Pedro Domínguez
Ritual NFL

Los 10 mejores quarterbacks en el NFL Draft 2021

Mientras hay un consenso desde hace dos años sobre el mejor quarterback de esta generación, hay opiniones divididas respecto a los demás.

A pesar del gran salto de calidad que ha dado la NFL en la posición de quarterback en los últimos 10 años, siempre hay algún equipo en busca de mejorar su nivel en dicha posición o algunos equipos que, de plano, siguen buscando respuestas mientras sortean temporadas atrapadas en el limbo de los quarterbacks de nivel medio.

Este año, la generación que entrará a la NFL ofrece cinco quarterbacks que, de inicio, proyectan tener lo necesario para ser titulares o estrellas en la NFL. Detrás de ellos, hay otra serie de prospectos que, en las situaciones adecuadas, también podrían ser jugadores interesantes.

Trevor Lawrence - Clemson

Campeón nacional con Clemson hace dos años, la temporada pasada se quedó en la semifinal. Desde que salió de la preparatoria estaba proyectado para ser uno de los “talentos generacionales” en el molde de Troy Aikman, John Elway, Peyton Manning o Andrew Luck. Y sí, ha cumplido con todas esas expectativas hasta ahora. Físicamente, es el prototipo ideal de quarterback de NFL. Buena mecánica, precisión, fuerza, velocidad y anticipación en sus pases. Además de una gran capacidad atlética, a pesar de ser un jugador tan alto. Es inteligente y ha ido mejorando a la hora de llamar protecciones y cambiar jugadas en la línea de scrimmage. Es lo más cercano a un quarterback perfecto en los últimos 9 años, veremos si eso alcanza para hacer de los Jaguars una franquicia competente.

Escucha aquí El Ritual Podcast, la Previa del Draft 2021:

Justin Fields - Ohio State

Desde preparatoria, siempre había sido el dos de Trevor Lawrence, para algunos incluso era mejor que Trevor entrando a la Universidad, pero tuvo un camino más complicado para ser titular y finalmente en Ohio State dio muestra de todo su potencial. Sería un error limitar a Fields a un quarterback atlético simplemente. Es un gran lanzador, con la potencia en el brazo para llegar a cualquier parte del campo y sumamente preciso. Sabe cuándo lanzar con toque y cuando hacerlo con fuerza y velocidad. Hace muy bien sus lecturas, aunque quizá a veces se toma demasiado tiempo en hacerlo y eso puede jugarle en contra en la NFL. Pero una forma de compensarlo es con su fascinante velocidad que lo convierte en una amenaza al correr. Fields, además de lanzar muy bien, puede ser el jugador alrededor del cual construir el juego terrestre de un equipo. Un quarterback con físico súper atlético y gran talento para lanzar.

Te puede interesar: Los 100 mejores prospectos en el Draft 2021 de la NFL

Trey Lance - North Dakota State

Si hubiera que apostar por alguien que pudiera robarle a Lawrence el reconocimiento como el mejor talento de esta generación en 5 años, mi apuesta sería Lance. Es un gran atleta corriendo gracias a su imponente físico y electrizante agilidad cuando recoge yardas por tierra. Lance tiene la estructura física de un quarterback franquicia y, además, tiene el brazo más potente de esta generación. Debe mejorar en cuanto al toque en pases cortos/medios, en la precisión de los envíos largos, y a la hora de tomar decisiones sobre pases en ventanas muy apretadas, pero no es un desastre ni algo irreparable. Un punto sumamente importante a favor de Trey es que es de los pocos quarterbacks que desde la Universidad reconocen las defensivas rivales y ajustan antes de sacar el balón sin ayuda de su Coach, eso habla de una inteligencia superior. Varios reportes indican que distintos Coaches de la NFL lo consideran el más inteligente de la clase. ¿Por qué no es el prospecto número uno entonces? Por esa imprecisión que a veces demuestra y, sobre todo, por la muestra tan corta que hay respecto a él. Apenas jugó una temporada completa, y aunque no lanzó ninguna intercepción ese año (2019), tener solamente 17 partidos como titular es una muestra demasiado corta. Si llega a un equipo capaz de llevarlo con paciencia y pulir sus áreas grises, estamos hablando de un tipo que puede alcanzar el nivel de Patrick Mahomes, Justin Herbert o Josh Allen. Ese potencial está al alcance de Lance y por eso tiene a varios equipos “salivando” por él.

Zach Wilson - BYU

Wilson es uno de los jugadores más entretenidos para la afición, de toda la generación. La forma en la que lanza el balón, con una extraña y fluida combinación entre velocidad y precisión, es como la de un látigo, sumado a un curioso muñequeo en la parte final de su movimiento que le otorga fineza y emula un poco a la forma de lanzar de Aaron Rodgers. Es sumamente divertido porque puede hacer cualquier pase desde cualquier plataforma, es decir que no necesita estar bien plantado para sacar una “raya” de 20 yardas completamente cruzada. Para hacer esos lanzamientos se necesita mucha fuerza y prueba de ello son los preciosos balones profundos que es capaz de lanzar con una precisión milimétrica. Sin ser un súper atleta es lo suficientemente bueno para recoger algunas yardas terrestres de vez en cuando. Pero su peso sí puede generar dudas. El registro de quarterbacks que pesan menos de 95 kilos y tienen una carrera exitosa en la liga es muy pequeño, y los que logran tener éxito han sido súper atletas como Michael Vick o Lamar Jackson, algo que Wilson definitivamente no es. Viendo su estampa física es lógico que puedan haber preocupaciones sobre su resistencia a largo plazo en la NFL.

Zach Wilson
Getty

Mac Jones - Alabama

Jones es lo más cercano a un clásico quarterback de bolsa. El típico pasador que gana con la velocidad y precisión en sus pases, cortos o medios, aunque también tiene la suficiente fuerza en el brazo para conectar lanzamientos profundos. Jones es sumamente rápido a la hora de identificar el duelo más favorable y anticipar cuál de sus receptores ganará con más facilidad. Procesa muy rápido en sus lecturas a través de la defensa y es altamente preciso en la colocación de sus envíos. No tiene un súper brazo y tampoco es un súper atleta, aunque sí puede correr ocasionalmente y es lo suficientemente hábil para moverse dentro de la bolsa de protección. En general, Mac tiene la capacidad para llegar a ser un quarterback franquicia en la NFL, pero tengo complicaciones a la hora de verlo como un talento trascendental, ya que no es un creador, no es alguien que te resuelva muchas jugadas y no tiene una capacidad atlética que le ayude a diferenciarse del resto. Aunque dicho eso, el juego se gana lanzando y es un muy buen lanzador.

Kellen Mond - Texas A&M

Mond destaca por su capacidad atlética a la hora de moverse dentro del campo. Gran fuerza y velocidad para lanzar, pero carente de precisión o toque. Muy eficiente en el juego terrestre sin ser precisamente una amenaza. Físico ideal del prototipo de quarterback actual en la liga.

Davis Mills - Stanford

Con más tiempo podríamos estar hablando de un potencial elegido en primera ronda, pero las lesiones y la pandemia recortaron sus juegos significativos en la Universidad de Stanford a solo 12 presentaciones en las que dio muestra de ser un quarterback inteligente, preciso y veloz con sus pases. Estatura y peso ideal para destacar en la liga, podríamos estar hablando de un jugador con una larga carrera en la liga si supera sus lesiones.

Te puede interesar: Las principales necesidades de los Raiders previo al Draft de la NFL

Kyle Trask - Florida

Kyle Pitts es tan bueno que en algún punto hizo pensar a cierto sector que Kyle Trask podría ser ganador del Heisman. Si bien Trask es un quarterback con un fantástico brazo, hay mucho que mejorar en cuanto a toque, anticipación y “timing” a la hora de sus envíos además de su poca capacidad atlética.

Jamie Newman - Wake Forest/Georgia

Newman es una evaluación sumamente complicada porque en Wake Forest jugó 19 partidos en 3 años antes de transferirse a Georgia donde no jugó en 2020 por la pandemia. Es rápido, atlético y con un brazo sumamente talentoso, pero la falta de muestra y la poca producción lo convierten más en un proyecto que en algo sólido.

Feleipe Franks - Arkansas

Después de tener varios altibajos en Florida, finalmente se consolidó en Arkansas aunque su máximo nivel de rendimiento aún está por debajo de lo que se esperaba en un quarterback con su altura y velocidad. Proyecto interesante para algún equipo sin necesidad agobiante en la posición.

Te Recomendamos
VIDEOS