medusa en el espacio
“ICRAR”
12 abril, 2021
Arturo Engels
Internacional - Notas
Share

Descubren misteriosa estructura con forma de medusa en el espacio

La gigantesca estructura de plasma con forma de medusa en el espacio es conocida como “USS Jellyfish” y tiene más de un millón de años luz de diámetro.

Científicos descubrieron una peculiar estructura de plasma con forma de medusa en el espacio, está ubicada en el cúmulo de galaxias “Abell 2877", ubicadas a unos 340 millones de años luz de distancia.

Científicos descubren “medusa” en el espacio

Bautizada como “USS Jellyfish”, y aunque pareciera nombre de un buque de guerra, se trata de la estructura de plasma que recién fue descubierta en el espacio exterior. Dicha entidad, se extiende por más de un millón de años luz y está conformada de plasma envejecido que ha adoptado la forma de una medusa, según la perspectiva desde Tierra.

Se trata del primer ejemplo conocido de un “polifénix”, una fuente de radio de inmensa complejidad y misterio, según se revela en un estudio recién publicado en la revista científica “The Astrophysical Journal”.

¿Qué es un “polifénix”?

Se le llama “polifénix” a algunos fenómenos espaciales que se caracterizan por nacer, morir y aparecer de nuevo más tarde... como el pájaro mitológico llamado, fénix.

Visible en una angosta frecuencia de radio

Lejos de su curiosa forma, a los científicos les ha sorprendido que la estructura de plasma apenas sea visible en los espectros de radiofrecuencia y que “desaparezca” tan pronto como se cambia de frecuencia de radio.

En 2017, Torrance Hodgson, estudiante de doctorado de la Universidad Curtin del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía, notó la extraña estructura por primera vez, justo cuando estudiaba fuentes de radio capturadas por medio del Murchison Widefield Array, un telescopio extremadamente sensible ubicado en el interior de Australia.

Te puede interesar:
México, Honduras y Guatemala aumentarán tropas en fronteras

Curiosos hallazgo en el espacio

Debido a la extraña forma de la “USS Jellyfish”, Hodgson pensó que se había tratado de “un error” en sus observaciones. Y en aquel entonces, le dijo a su asesora, Melanie Johnston-Hollitt, segunda autora del estudio, que ignoró el error obvio en su programa “que produjo el valor atípico”.

Torrance Hodgson, Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía:

Pero ante su insistencia, nos sentamos juntos y encontramos las imágenes de radio originales, localizamos la fuente misteriosa, la medimos manualmente y, efectivamente, ¡esta cosa era real!”.

Para entender mucho mejor su naturaleza, Hodgson y sus colegas observaron el cúmulo de galaxias “Abell 2877”, primero con el Australia Telescope Compact Array, un conjunto compuesto de 6 antenas iguales de 22 metros de diámetro ubicado en observatorio Paul Wild en Narrabri, Australia. Y después, lo analizaron con la nueva y mejorada interface del Murchison Widefield Array, en 2018.

Torrance Hodgson, Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía:

Meses y meses después, después de un procesamiento muy difícil de los datos, finalmente obtuvimos las imágenes de la medusa, y con la resolución mucho más alta de la fase 2... ¡Fue espectacular!”.

Invisible para radiotelescopios convencionales

Conforme a las más recientes observaciones se confirmó que “USS Jellyfish” es más brillante en una banda muy angosta de bajas frecuencias, por debajo de 200 MHz, lo que le hace invisible para la mayoría de los radiotelescopios en el mundo.

La “inclinación” de esta repentina pérdida de visibilidad de radio, que va de frecuencias bajas a altas, es lo que le da a la estructura su nombre, “USS” es la abreviatura de “Ultra-Steep-Spectrum”. Los científicos observaron que a medida que sube el dial de frecuencia, su brillo cae de manera exponencial, lo que le hace completamente indetectable para los radiotelescopios convencionales de alta frecuencia.

Una explicación es que la estructura “USS Jellyfish” es producto de una secuencia de eventos poco comunes (explosiones cósmicas) que se han desarrollado a lo largo de dos mil millones de años, y que con el tiempo se fue desvaneciendo mientras se iba expandiendo y sus electrones perdían energía. Sin embargo, en algún momento, otro cataclismo, como la explosión de un agujero negro, provocó que se revitalizara y se cargara nuevamente de energía.

La estructura está esparcida entre galaxias que pueden haber contenido núcleos energéticos conocidos como núcleos galácticos activos, “AGN” por sus siglas en inglés. Estos núcleos arrojan enormes cantidades de luz y plasma debido a las intensas interacciones entre los agujeros negros supermasivos en los centros galácticos y cualquier material que termine cayendo en discos a su alrededor.

Por ahora los científicos pueden efectuar estimaciones que se basan en datos recopilados y simulaciones en ordenadores. En Australia, actualmente se construye el Square Kilometre Array, una red de antenas de radiotelescopio con las que se podría estudiar de una fotrma más detallada a la “USS Jellyfish”.

MÁS NOTICIAS