Myanmar Nobel de la Paz Aung San Suu
Reuters
06 diciembre 2021
Julián Molina Rivera
Internacional - Notas
Compartir

Condenan a 4 años de prisión a Aung San Suu, Nobel de la Paz

La derrocada líder Aung San Suu es acusada de incitar a la violencia en Myanmar y fue condenada a 4 años de prisión.

Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz 1991, está bajo arresto domiciliario desde el golpe de Estado en Myanmar por parte de los militares y también es acusada de incumplir medidas contra la pandemia.

La justicia birmana la condenó este lunes a cuatro años de prisión a la líder de facto del Gobierno depuesto por el Ejército el 1 de febrero por incitar a la violencia.

En los diez meses que han pasado desde su detención, el número de delitos en contra de la premio Nobel de la Paz no ha hecho más que aumentar: actualmente Aung San Suu Kyi está acusada de un total de 11, que podrían acarrearle una pena conjunta de 104 años entre rejas.

El expresidente Win Myint también fue condenado


El expresidente Win Myint, aliado de Suu Kyi en su partido, la Liga Nacional para la Democracia, también ha sido condenado a cuatro años de cárcel por los mismos delitos.

Según el portal de noticias Myanmar Now, el exalcalde de Naipyidó, Myo Aung, ha sido sentenciado a una pena de dos años de prisión por incitación a la violencia.

Aung San Suu Kyi, conocida como La Dama, está también acusada de varios delitos de corrupción -cada uno de los cuales acarrea una pena máxima de 15 años en prisión-, importación y posesión ilegal de walkie talkies, e infringir la ley de secretos oficiales -penado con hasta 14 años de cárcel-.

La Premio Nobel de la Paz podría estar encarcelada de por vida.

De ser declarada culpable, la exlíder birmana, de 76 años, podría enfrentar una pena conjunta de más de un siglo. Sus abogados niegan todos los cargos y reiteran que se trata de una estratagema del Ejército para apartarla de la política.

La Premio Nobel de la Paz de 1991 -quien ya pasó casi 15 años en prisión entre 1989 y 2010 por liderar el movimiento contra la dictadura militar que gobernó el país durante medio siglo (1962-2011)- ha estado en arresto domiciliario desde la asonada y, por el momento, se desconoce si será trasladada a prisión.

Amnistía Internacional rechaza acusaciones

Tras conocer la sentencia en contra de Aung San Suu Kyi, la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional ha tachado de “falsas” las acusaciones y ha expresado en un comunicado que el veredicto es “el último ejemplo de la determinación que tiene la junta militar de eliminar cualquier tipo de oposición y asfixiar las libertades de Myanmar”.

Al enviado especial de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático encargado de buscar una vía diplomática para resolver la crisis, se le negó en octubre el permiso para visitarla.

Juicios se están celebrando a puerta cerrada

Todos los juicios se están celebrando a puerta cerrada y sin testigos, y las autoridades han decretado el secreto de sumario, por lo que los abogados de Suu Kyi tienen prohibido conceder entrevistas.

La sentencia contra la exlíder llega, además, un día después de que las fuerzas de seguridad de la antigua Birmania reprimiesen con dureza una protesta en Rangún, la ciudad más grande del país.

Denuncia de atrocidades

De acuerdo con Myanmar Now, un vehículo del Ejército arrolló a los manifestantes, dejando al menos cinco muertos.

Según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, más de 10,600 personas han sido detenidas en las movilizaciones sociales que han tenido lugar desde febrero, y más de 1,300 han sido asesinadas.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS