UNAM sismicidad.jpeg
04 marzo, 2021
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Sismos: UNAM crea aparato que analiza subsuelo sin perforar

Investigadores de la UNAM diseñan aparato portátil que realiza estudios de mecánica de suelos sin necesidad de hacer perforaciones

Un grupo de especialistas en ingeniería, en Geofísica y en diseño industrial de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrollaron un aparato portátil para analizar la mecánica de suelos y adquirir datos sobre sismicidad, sin necesidad de perforar el subsuelo.

Miguel Rodríguez, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM y jefe del proyecto, explica que en la superficie existen vibraciones relacionadas con la actividad humana, como la utilización de maquinaria, la construcción o el tránsito vehicular; vibraciones que inducen sobre el comportamiento del terreno.

El especialista agrega que antes de edificar cualquier construción, todos estos datos sobre movimiento y vibraciones deben ser analizados por expertos, a fin de calcular la capacidad de sustentación, sobre todo en urbes como la Ciudad de México.

El aparato es ligero, pequeño y portátil; ocupa solamente dos metros de diámetro, se puede transportar en la parte trasera de una camioneta, y es controlado por un solo operador.

Prototipo análisis de sismicidad UNAM.jpeg
Azteca Noticias
El prototipo es plegable, ligero y portátil

La diseñadora industrial por la UNAM, Roxana Reyna, dice que su idea sobre el prototipo era “crear algo que el operador pudiera llevar fácilmente, desmontar en el sitio, ejecutar, adquirir los datos y salir”.

Está equipado con 16 sensores que analizan las vibraciones en el subsuelo hasta 40 metros de profundidad, y ya no es necesario perforar para obtener los datos.

Por su parte, el ingeniero geofísico Rodrigo Rojas, explica el funcionamiento del aparato una vez que está en el sitio: “Se despliega, los sensores hacen contacto en la superficie del terreno; se mantiene en esta posición durante el registro de los datos, que tarda aproximadamente 30 minutos”.

Otra ventaja, añade, es que el espacio requerido para recabar los datos es mínimo, “no es invasivo y al terminar el registro, el dispositivo se pliega y se traslada al siguiente sitio de análisis”.

Actualmente, realizar estudios de mecánica de suelo no es sencillo, y menos en una ciudad en constante movimiento.

Un tendido de cables oscila entre 90 y 120 metros, dependiendo de las distancias. En ocasiones, hay que trabajar de noche y en caso de hacerlo de día, se deben cerrar vialidades, detalla Rodrigo Rojas.

En una zona de actividad sísmica como el Valle de México, la prevención puede ser la diferencia para evitar tragedias y salvar vidas. Y la rama de la construcción no es la excepción.

Como señala Rodríguez, el aparato también permitiría a los ingenieros y sismólogos calcular cómo reaccionaría el terreno durante un sismo.

“En unas zonas, el movimiento es mucho mayor que en otras ¿Por qué? Porque el suelo, la formación que está bajo la superficie, es diferente. Y esas diferencias son las que tratamos de obtener a través de las propiedades mecánicas”.

El prototipo continúa en fase de pruebas, pero una vez perfeccionado, ayudará a reducir costos de construcción y facilitar este tipo de estudios. (Con información de Rodrigo Álvarez)

MÁS NOTICIAS