tatuajes
16 noviembre 2021
Juan Carlos Barajas
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Tatuaje en México: estereotipos, moda y realidad

¿Qué pensaría si de pronto un familiar; un hermano, un hijo, un amigo o incluso sus padres llegaran a visitarlo y descubriera que se hicieron un tatuaje?

ESCUCHA AQUÍ:

¿Qué pensaría si de pronto un familiar; un hermano, un hijo, un amigo o incluso sus padres llegaran a visitarlo y descubriera que se hicieron un tatuaje?

Más allá de una sorpresa inicial quizá no le de mayor importancia de hecho, los tatuajes se han vuelto algo cotidiano.

De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, el CONAPRED, 1 de cada 10 mexicanos está tatuado. Hablamos de unos 12 o 13 millones de personas, de hecho México ocupa el primer lugar en Latinoamérica en cuanto a porcentaje de la población de 18 años o más que tienen tatuajes y el número va en ascenso.

A partir de la década de 1990 se ha venido dando mayor apertura y aceptación a las personas que llevan tatuajes tanto así que desde hace unos años nuestro país cuenta con leyes que prohíben cualquier tipo de discriminación

Sin embargo las persona tatuadas o con modificaciones corporales dicen ser señaladas y estereotipadas social y laboralmente y en varios casos en CONAPRED y las Comisiones de Derechos Humanos han tenido que intervenir para subsanar esa situación.

En 2019 una encuesta dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática reveló datos inquietantes. El 23% de la población de 18 años y más consideró que en los últimos 5 años se le negó un derecho. Muchos de los encuestados eran personas tatuadas.

Pero también está la otra cara de la moneda. La enorme demanda de tatuajes ha provocado un importante crecimiento en el número de estudios y personas dedicadas a esas actividades, lo malo es que no todos cumplen con la norma establecida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios por lo que la profesionalización del gremio es fundamental.

¿En qué momento una persona puede decidir hacerse un tatuaje?

¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir artistas y establecimientos para que sus actividades sean seguras?

¿Qué hacer en caso de que alguien se sienta discriminado?

De todo esto conversamos con Roberto Castillo, fundador y director de Mi Capacidad no es Tatuada, es Demostrada, una asociación civil a favor de la no discriminación laboral y social de personas con modificaciones corporales.

TE PUEDE INTERESAR:


¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS