Russell Wilson Seattle Seahawks
12 febrero, 2021
Pedro Domínguez
Ritual NFL

Molestia entre Russell Wilson y los Seahawks de Seattle

El quarterback de Seattle Russell Wilson al parecer no está muy conforme con el equipo de Seattle. Y tras una entrevista, el equipo tampoco está muy feliz con él.

Directiva de Seahawks de Seattle se molestó con Russell Wilson. Antes de iniciar, hay que aclarar que no parece ser un tema que encienda alarmas ni que sea propenso a alimentar rumores sobre una separación. No todavía. Pero en la historia reciente hemos aprendido que el divorcio entre franquicia y quarterback puede darse en cuestión de semanas y, a veces, solo se necesita un fósforo para incendiar el bosque.

No teníamos ni una semana de haber terminado la NFL cuando Russell Wilson dio una entrevista a una estación de radio y, al parecer, lo que vio en el Super Bowl LV (Patrick Mahomes presionado toda la noche) le afectó demasiado y le hizo recordar que así ha vivido él los últimos cuatro años de su carrera. Wilson hizo público que “no estaba muy feliz con la condición de ser uno de los quarterbacks más golpeados de la NFL los últimos años.” Es entendible, pero no acabó ahí. Wilson fue un poco más lejos al dar a entender que le gustaría tener una opinión más fuerte en la toma de decisiones respecto al armado del plantel de Seattle. Ahí se abrieron los ojos de la directiva de Seattle.

Al parecer, de forma muy sutil, Russell Wilson dejó ver que quiere que su voz sea escuchada, y eso es muy válido. Lo que no cayó nada bien en Seattle fue la otra parte, la de tener más injerencia en la decisión final del plantel. Y es completamente entendible.

Si bien Wilson es uno de los mejores quarterbacks de la liga, eso no significa que automáticamente sea un buen evaluador de talento o un genio para armar planteles. Para eso hay un General Manager, director de Scouts, mismos scouts a eso se dedican. Wilson dos veces a lo largo de su carrera en Seattle, creyó saber más que sus directivos y/o coaches, cuando pidió que firmaran a Josh Gordon y luego a Greg Olsen, Wilson dio a entender que con esas firmas, la ofensiva de Seattle sería capaz de dar un paso al frente. ¿Qué pasó? Wilson demostró que no es un gran evaluador. Ni Gordon ni Olsen causaron un impacto considerable en Seahawks. Dos veces pidió que lo escucharan, dos veces lo escucharon y dos veces salió mal. No hay razón para seguirlo escuchando.

Al parecer esta demanda de autoridad, proviene de ver como a Tom Brady si lo escucharon en Tampa Bay, como a Brady le llevaron a Gronk, a Antonio Brown y a Leonard Fournette. Y quizá por eso Wilson se crea que es igual de capaz de Tom para identificar qué le hace falta. Haría bien Wilson en recordar que Brady tiene 43 años de edad, 20 en la NFL y siete Super Bowls, y apenas esta temporada fue cuando su directiva le dio esa facultad de aconsejar a Brady. Los 19 años que se aventó en Nueva Inglaterra, era escuchado, pero no era una voz de peso para armar los planteles.

Tom Brady
BRIAN SNYDER/REUTERS




Wilson se siente capacitado por alguna razón. Y quizá esa sea la frustración de ser tan golpeado. Pero debería aprender de aquellos que llevan tanto tiempo siendo los mejores. Por ejemplo Aaron Rodgers. El año pasado estaba muy frustrado, en vez de ponerse a aconsejar a sus directivos o salir a quejarse en público, se sentó con su coordinador ofensivo, con su Head Coach y les preguntó que necesitaban de él para que el equipo subiera de nivel. A cambio, Rodgers pidió ser tomado en cuenta en ciertos aspectos, como el armado del playbook, el diseño del sistema, ajustes al mismo y otras cuestiones que terminaron con Green Bay a un juego del Super Bowl y con Aaron Rodgers como MVP.

Zapatero a tus zapatos

Russell Wilson es un gran quarterback, pero antes de jugar a ser el General Manager, haría bien en recordar que el que tiene, John Schneider, fue quien lo reclutó a él, a Richard Sherman, a Kam Chancellor, a Earl Thomas, Bobby Wagner y más recientemente a Tyler Lockett y a DK Metcalf. Wilson es un gran quarterback y quizá en algún punto, después de finalizar su carrera, pueda ser un General Manager y quizá sea uno muy bueno. Pero ahora haría mejor en enfocarse en su juego. Como dicen, zapatero a tus zapatos.

VIDEOS