Sebastián Piñera
05 enero, 2020
Notimex
Internacional - Notas
Compartir

Partidos de oposición acusan que plan de salud de Piñera es privatizador

“Hace cuatro décadas el sistema de salud está agonizando”, advirtieron.

5 de enero.- Nueve partidos de oposición aseguraron que el proyecto de ley de Sebastián Piñera para mejorar la salud continúa la agenda privatizadora del gobierno.

  “Hace cuatro décadas el sistema de salud está agonizando, en una sociedad que protege el lucro por sobre los derechos humanos. El gobierno presenta una propuesta de reforma que va en contra de lo levantado con el movimiento social”, señalaron en un pronunciamiento conjunto el Partido Socialista, el Humanista, el Comunista, Convergencia Social, el Partido por la Democracia, Revolución Democrática, el Partido Progresistas por el Chile, el Partido Radical y Comunes.

El plan universal de salud, presentado este domingo en La Moneda por funcionarios de la actual administración, busca profundizar las lógicas del estado subsidiario y defiende al mercado en la salud, acusaron los opositores.

“Este proyecto cuida el negocio de las Isapre (Instituciones de Salud Previsional) y busca entregar nuevos clientes a las clínicas privadas, horadando la obligación por ley que tiene Fonasa de utilizar y financiar a la red pública”, señalaron.

La ley que impulsa Piñera implica perpetuar la segmentación por ingresos en la salud, acelerar el desmantelamiento de la red pública de salud, fortalecer el mercado y empeorar los beneficios de los afiliados del Fondo Nacional de Salud (Fonasa), agregaron.

Los firmantes sostuvieron que el derecho a la salud pública, brindado según necesidades médicas y sin que importe la capacidad de pago, debe quedar estipulado en la nueva constitución, cuya necesidad será debatida mediante un plebiscito en abril de este año.

Además, estimaron que el sistema de salud universal debe resguardar los derechos de la diversidad cultural y sexual o de las necesidades especiales de cada grupo.

La propuesta de los partidos opositores consiste en operar la legislación necesaria para reunir aportes fiscales y cotizaciones obligatorias en un fondo único que alcance al menos el 6 por ciento del Producto Interno Bruto de inversión pública, para aumentar en el mediano plazo hasta el 8 por ciento.

El fondo será administrado de manera pública y garantizará cobertura universal y acceso oportuno a redes públicas de salud centradas en atención primaria. Además, debe garantizarse el acceso a medicamentos gratuitos o de bajo costo en los puntos de atención.

De este modo, las Isapres dejarán de administrar y lucrar con los fondos de seguridad social, por lo que también se deberá asegurar una transición justa para los actuales afiliados a las Isapres.

Además de llevar a cabo acciones integrales, individuales y comunitarias para atender las necesidades de salud urgentes, se deberá operar en coordinación con el sector salud, del deporte, la vivienda y el trabajo para garantizar la participación efectiva de las comunidades, indicaron los opositores.

“Se requieren también reformas urgentes para aumentar, retener y estimular al personal sanitario público, mejorando la formación, condiciones de trabajo y desarrollo para satisfacer las necesidades de la población”, señalaron.

MÁS NOTICIAS