Muere surfista en Australia por ataque de tiburón
10 septiembre, 2020
Azteca Noticias
Internacional - Notas
Share

Muere surfista después de un ataque de tiburón en Australia

El hombre fue atacado en Greenmount Beach, Australia, y es el primer ataque fatal en la región en 62 años, a pesar de las redes protectoras contra tiburones.

Un surfista australiano de 46 años murió luego de ser atacado por un tiburón en una playa popular en la Costa Dorada de Australia, el primer ataque fatal de tiburón en la región en 62 años, a pesar de las “redes protectoras para tiburones” y los tambores en el mar.

Te puede interesar:
Surgen grabaciones polémicas de Trump; quiso minimizar gravedad de Covid-19 para evitar caos

El hombre fue atacado en Greenmount Beach el pasado martes 8 de septiembre por la tarde, mientras navegaba en lo que se llama el “Superbank”, una de las mejores y más populares zonas de olas del mundo; el sitio también es sede de un campeonato mundial anual de surf.

El video de un ataque con una cámara de surf mostró a decenas de otros surfistas en el agua al momento del accidente. A menudo, puede haber cientos de personas en el agua, ya que el sitio se considera uno de los más seguros de Australia.

Otros surfistas llevaron al hombre a la costa, donde fue atendido por graves lesiones en la pierna, incluso algunos medios locales tomaron fotografías en ese momento; a pesar de que se hizo lo posible por mantenerlo con vida, los esfuerzos fueron inútiles.


La policía estatal de Queensland dio a conocer algunos detalles del accidente y de la víctima en un comunicado que decía que, aproximadamente a las 5 de la tarde, el hombre fue sacado de las olas con una grave lesión en la pierna. Aunque trataron de actuar rápido para mantenerlo con vida, no resistió a las heridas y murió en el lugar.

También te puede interesar:
El zoológico Audubon de Nueva Orleans da la bienvenida al bebé gorila en peligro de extinción

El sitio web del programa de redes para tiburones del Departamento de Agricultura y Pesca de Queensland advierte que las redes “no proporcionan una barrera impenetrable entre los tiburones y los humanos”, ni impiden que los tiburones entren en un área en particular.

MÁS NOTICIAS