Enormes agujeros se tragan tierras agrícolas de Turquía
ANADOLU
01 junio, 2021
Julián Molina Rivera
Internacional - Notas
Compartir

Enormes agujeros se tragan tierras agrícolas de Turquía

Desde principios de año se han registrado cientos de nuevos sumideros en la provincia de Konya. Los enormes agujeros se tragan tierras agrícolas de Turquía.

La provincia de Konya, en el centro del país está en vilo por la aparición de cientos de grandes agujeros que tienen decenas de metros de profundidad. Los enormes agujeros se tragan tierras agrícolas de Turquía, pero, aunque nos recuerden mucho a los hidrolacolitos de Siberia, que son causados por la acumulación de gas metano en bolsas de permafrost descongelado, el caso de Turquia es totalmente diferente.

Este tipo de agujeros empezaron a aparecer a principios de siglo, pero con los años se ha acelerado. Según datos del Centro de Investigación de Hundimientos de la Universidad Técnica de Konya, este año la situación ha llegado a ser alarmante porque desde enero se han registrado alrededor de 600 agujeros, frente a los 350 del año pasado.

Los sumideros que parecen sacados de una película de ciencia ficción, son creados por factores geológicos y el aumento en el uso de agua subterránea que conduce al hundimiento de la tierra.

El domingo 30 de mayo se abrió un gran sumidero de tres metros de diámetro y 65 metros de profundidad en un campo de tréboles en el distrito de Karapinar, lo que sembró el miedo entre los habitantes de la zona.

Atracción turística


Los gigantes sumideros, en el distrito de Karapinar, se han convertido en una de las principales atracciones de la región con su espectáculo único.

Uno de ellos, Cirali doline, ubicado a 35 kilómetros al noroeste del distrito de Karapinar, se destaca por su área de 17,500 metros cuadrados. Contiene rastros de vida antes de Cristo y cuevas artificiales en su interior.

Agujeros gigantes por problemas ambientales

Los científicos creen que los agujeros gigantes en la provincia de Konya son causados por los problemas ambientales y las técnicas de riego modernas de la agricultura a gran escala que utilizan agua subterránea, el principal factor detrás del agotamiento de las aguas subterráneas, que comenzó en la zona en el año 2000.

Te puede interesar:
Meteoro cayó sobre Monte Merapi, el volcán más activo de Indonesia

A medida que los agricultores recurren cada vez más al agua subterránea para mantener con vida sus cultivos, las cavernas gigantes que se drenan de agua finalmente colapsan bajo el peso del suelo. Estos hundimientos crean los enormes agujeros de decenas de metros de ancho y hasta 150 metros de profundidad.

La provincia de Konya es conocida como el granero de Turquía debido al vasto mar de trigo que se extiende por todos lados. Pero, aunque la región sigue siendo el principal centro agrícola del país, la sequía persistente que azota esta zona desde hace años ha provocado un problema imprevisto que no ha hecho más que empeorar en los últimos años: los sumideros.

El profesor Fetullah Arik, que dirige el Centro de Investigación de Hundimientos de la Universidad Técnica de Konya, asegura que los sumideros son un fenómeno bastante reciente observado en los últimos 10 a 15 años, pero que la causa del problema se remonta a la década de 1970. “Fue entonces cuando comenzó el riego incontrolado de aguas subterráneas en la zona, una práctica que lamentablemente continúa hasta el día de hoy”.

Por desgracia, todo apunta que este problema continuará y se agudizará en los próximos meses. La sequía que arrastran algunas zonas de Turquía, como es el caso de Konya, provoca escasez de agua en ríos y embalses, por lo que los agricultores seguirán recurriendo a las aguas subterráneas.

Aunque aún no han causado víctimas humanas, los agujeros cada vez aparecen más cerca de asentamientos humanos y el hecho de que los científicos no pueden predecir dónde ni cuándo ocurrirán significa que los riesgos son elevados.

MÁS NOTICIAS