Totoaba1
01 enero, 2020
TV Azteca
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Comerciantes chinos, detrás del tráfico ilegal de fauna silvestre

En México, los comerciantes de origen chino se han convertido en piezas clave del tráfico ilegal de flora y fauna silvestres, al operar la cadena de valor de la actividad criminal, señaló la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus sigla en inglés).

  De acuerdo a información proporcionada por la UNODC a Notimex, los traficantes chinos manejan, a través de redes delincuenciales bien establecidas, el punto de origen, tránsito y destino de las especies, acción que complementan con el lavado de dinero, el tráfico ilícito de migrantes o la trata de personas.

La agencia de las Naciones Unidas destacó que en el mundo, el tráfico ilegal de especies de flora y fauna, es una de las actividades que más ganancia económica deja a la delincuencia organizada, sólo detrás de la trata de personas y el tráfico de drogas y armas.

En este sentido, apuntó que México es uno de los países que posee la mayor cantidad y diversidad de animales y plantas, ya que tiene alrededor del 70 por ciento de la diversidad mundial de especies.

Esto, agregó, ha generado que las complejas redes delincuenciales encuentren en este sector, una importante fuente de ingresos con la compra y venta de animales y plantas en el comercio local e internacional.

Entre las especies que son traficadas ilegalmente en México ya sea para consumo nacional o para exportación, se encuentran: la totoaba, jaguares, ocelotes o tigrillos, tarántula de patas rojas, mariposas, reptiles, boas, monos araña y aullador, nutria y venado cola blanca.

Un caso particular es el de los loros, aves canoras y de ornato, ya que son de las especies que más se trafican en el país y cuya comercialización ilegal a través de las redes sociales como Facebook ha ido en aumento en los últimos años, según datos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Cabe destacar que las leyes mexicanas protegen a las 22 especies de loros que hay en el país, esto debido a que, en los años recientes, sus poblaciones han disminuido por la destrucción de su hábitat y su extracción ilegal para comercializarlos como mascotas.

Desde 2017 hasta agosto de este año, la Profepa aseguró a dos mil 427 ejemplares de psitácidos.

Además de las aves, otro de los casos emblemáticos es la totoaba, pez oriundo del Mar de Cortés en el Golfo de California, clasificado en peligro de extinción por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Su vejiga natatoria conocida como “buche”, es altamente valorada en el mercado asiático por sus supuestas propiedades curativas.

“La vejiga de la totoaba en China se cree que es afrodisiaca y medicinal y ahorita ya ha llegado a tener un estatus para la gente en ese país que lo compra”, apuntó en entrevista con Notimex, Martín Vargas, director general de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros de la Profepa.

Según datos de la fundación estadunidense InSight Crime, el kilo de “buche”, puede valer entre 20 mil y 80 mil dólares (391 mil 144 y un millón 564 mil 568 pesos mexicanos, respectivamente).

El organismo extranjero apuntó que de acuerdo al estudio de la organización ambiental Elephant Action League (EAL) titulado “Operation fake gold” publicado el año pasado, los carteles de Tijuana y de Sinaloa, así como criminales chinos, estarían detrás del tráfico ilegal de esta especie marítima.

“La investigación de EAL señala que los comerciantes chinos, aunque al parecer no conforman una mafia, están involucrados en la exportación de otros productos de comida de mar ilegal.

“El informe dice que uno de esos comerciantes se conoce como ‘anciano chino’, un grupo de empresarios al frente de ‘empresas legales e ilegales’”, destacó la fundación en su artículo titulado “Traficantes de México y China hacen su agosto con vejigas de pescado”, publicado en su página de Internet en abril de este año.

Por otra parte, Martín Vargas apuntó que las entidades federativas donde se extrae el mayor número de animales se localizan en el sur-sureste del país, donde se obtienen o se cazan furtivamente, ejemplares como el jaguar, ocelote, aves canoras y de ornato, pavo ocelado, faisán, pecarí y venado temazate.

Así como el loro cabeza de viejo, loro cabeza amarilla, orquídea, mono aullador, mono araña y cocodrilos; los destinos nacionales de estos “productos” son: Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Tijuana, Mérida, Celaya, Reynosa y Ensenada.

Mientras que en el norte del país se trafican especies como venado bura, borrego cimarrón, puma, berrendo, venado de cola blanca, guacamaya verde, aves acuáticas, perico atolero, loro corona lila, cocodrilo, jaguar, urracas, coatí, loro cabeza amarilla, paloma de alas blancas, entre otros.

En este sentido, la UNODC destacó que la Profepa ha logrado identificar en México diversas rutas del tráfico ilícito de flora y fauna silvestre, la primera de ellas va de los estados del sur y sureste hacia el centro, a través vías de comunicación terrestre del Golfo de México, principalmente las ubicadas en Veracruz.

“En ese sitio se tienen detectadas dos caminos por donde se movilizan a los ejemplares, productos y subproductos, uno es desde la Península de Yucatán hasta Veracruz.

“Posteriormente, los ejemplares de las especies se envían a los estados del centro del país como Puebla y Ciudad de México, y de allí se dirigen los embarques hacia las zonas metropolitanas de Guadalajara y Monterrey”, aseveró.

Otra ruta, agregó, es desde la Pijijiapan, Chiapas, hasta Minatitlán y Acayucan en Veracruz, por donde se hace el “movimiento hormiga” y se distribuye al centro del país.

Asimismo, una tercera vía se perfila en la vertiente del Golfo, norte y centro, que va de Tamaulipas, Coahuila, Zacatecas y San Luis Potosí, hacia las entidades del centro del país para transportarlos a Guadalajara y Guanajuato. El comercio ilegal en esta zona comprende aves canoras, de ornato y rapaces, además de felinos y cactáceas.

A esta, se suma otra ruta en el Pacífico norte que va de Sinaloa, Durango, Nayarit y Michoacán hacia Jalisco, Guanajuato, Estado de México y la Ciudad de México.

En cuanto a la exportación de vida silvestre, los principales lugares de destino son: China, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania y España.

Asimismo, la UNODC mencionó que “México es considerado también un país de tránsito importante de especímenes de origen silvestre, como por ejemplo pieles exóticas de reptiles y otros grupos de fauna que son convertidos en artículos varios como calzado o vestimenta y reexportados a distintas regiones del planeta”, destacó.

En cuanto a los mercados elegidos por los traficantes para lucrar con la venta ilegal de ejemplares de flora y fauna, la UNODC apuntó que actualmente el internet y las redes sociales incrementaron el tráfico ilícito debido a la facilidad de ofrecer al público el “producto”.

No obstante, esta situación permite a las autoridades de diferentes países, poder identificar redes del crimen organizado.

En el país, el aprovechamiento de la vida silvestre y su hábitat está regulado por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) y la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) y sus reglamentos.

La Ley Federal contra la Delincuencia Organizada señala que los grupos de tres o más personas que se reúnan para traficar con especies contempladas en el Artículo 420 fracción IV del Código Penal Federal, serán investigados, procesados y condenados como miembros de la delincuencia organizada.

En lo que va del año, según informó Martín Vargas, la Profepa en diversos operativos, algunos en conjunto con la Marina y la Guardia Nacional, han asegurado 107 invertebrados, 35 reptiles y 15 mamíferos.

Actualmente, las autoridades desconocen si existen organizaciones criminales que se dediquen al tráfico de animales.

“Casi casi le llamaremos crimen organizado, porque están muy organizados, ya no sé si se dedican a otras cosas, tal vez, pero nosotros vamos a lo nuestro a ver que no extraigan por ejemplo la totoaba y por eso se hace un operativo en conjunto con la Marina para que en caso de haya otro producto moviéndose se encarguen de eso”, puntualizó Marín Vargas.

MÁS NOTICIAS