vacas-letrina.jpg
Current Biology
14 septiembre 2021 16:09hrs
Azteca Noticias
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Vacas aprenden a usar letrina para reducir contaminación por amoniaco

Las vacas que usan la letrina en una granja de Alemania ayudan a reducir la emisión de amoniaco, una sustancia que daña la calidad del aire.

Con el objetivo de reducir la contaminación por amoniaco, producido al combinarse la orina y las heces de las vacas, estos animales aprendieron a utilizar una letrina que facilita la recolección de sus desechos.

Las vacas que viven en granjas dejan sus desechos al aire libre, lo que suele contaminar el suelo y los depósitos naturales de agua; mientras que el ganado criado en establos tiene espacios muy cerrados en los que se combinan excrementos y orina.

Te puede interesar: Estómago de las vacas podría descomponer el plástico: Estudio

Una combinación de orina y heces produce amoniaco, sustancia que contribuye a la formación de aerosoles que dañan la calidad del aire y llevan a un exceso de fertilización en los ecosistemas.

Con la intención de combatir este daño al medio ambiente, algunas vacas fueron entrenadas para que aprendieran a utilizar una letrina, donde se pueden recoger y tratar sus desechos, reduciendo la contaminación del aire con el gas de efecto invernadero.

Premios sirvieron para que las vacas aprendieran a utilizar el baño

En un estudio publicado en la revista Current Biology, un grupo de investigadores demostró que, contrario a lo que se creía, es posible lograr que estos animales orinen en ciertos puntos del establo.

“Normalmente se supone que el ganado no puede controlar sus evacuaciones intestinales, pero como muchos otros animales de granja, el ganado es bastante inteligente y adaptativo. ¿Por qué no deberían aprender a usar el baño también?”, dijo Jan Langbein, etólogo del Instituto de Fisiología del Comportamiento (FBN) de Alemania.

Para enseñarle a las vacas a ir al baño, se construyeron letrinas especiales y se siguió un proceso llamado MooLoo, consistente en premiarlas cuando orinaban en dichos depósitos o “castigarlas” con una ducha corta cuando lo hacían en otros espacios.

Hay que intentar incluir a los animales en el proceso y guiarlos hacia lo que deben aprender. Suponíamos que sería posible entrenarlos, pero no sabíamos hasta qué punto.

Para fomentar el uso de la letrina, los investigadores consiguieron que los terneros asociaran una experiencia desagradable con orinar fuera de dicho espacio. “Al final, un chorrito de agua funcionó bien como disuasión suave”, señaló Langbein.

vacas
Current Biology

Al cabo de unas semanas, los investigadores lograron que 11 de 16 vacas usaran la letrina, además descubrieron que su nivel de rendimiento era comparable al de los niños y superior al de los niños muy pequeños.

Langbein reconoció que la tasa de éxito puede mejorar con más capacitación; no obstante, las vacas “tienen su propia personalidad y tratan diferentes cosas de diferentes maneras”, por lo que el trabajo deberá continuar.

Lo que sigue es llevar estos entrenamientos a los establos e instalaciones al aire libre, a fin de que más ganado sepa utilizar la letrina, se mejore la limpieza de los establos y se reduzca la generación de amoniaco.

Te puede interesar: ¿De qué son los dientes de las hormigas por lo que muerden tan fuerte?

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS