óscar de la hoya
13 agosto, 2020
Azteca Deportes
Box Azteca

Óscar de la Hoya reveló planes a futuro

De la Hoya platicó con el presidente del Consejo Mundial de Boxeo Mauricio Sulaimán.

El promotor de boxeo méxico-estadounidense Óscar de la Hoya informó sus planes para el futuro inmediato, platicó sobre sus gustos y aficiones con el presidente del Consejo Mundial de Boxeo Mauricio Sulaimán y contó varios secretos de su época como peleador profesional.

  Además dijo, de entre todos sus rivales, ¿quién fue el más fuerte, el más veloz, quién tenía el mejor jab, la mejor quijada, el mejor golpeo al cuerpo y el corazón más grande? Las respuestas son sorprendentes.

De la Hoya venció dos veces al “Gran Campeón Mexicano” Julio César Chávez y derrotó a destacados púgiles aztecas como Jorge “Maromero” Páez y Miguel Ángel González, así como a leyendas de la talla del boricua Héctor “Macho” Camacho y el nicaragüense Ricardo Mayorga.

Planeada originalmente para realizarse en San Petersburgo, Rusia, la 58ª Convención Anual del CMB se desarrolla en el ciberespacio debido a la pandemia del COVID-19 y fue gracias a la tecnología, que a través de una videoconferencia, el “Golden Boy” Óscar de la Hoya charló con el Sr. Sulaimán, quien se refirió a él como:

“un miembro importante de la familia del CMB y un campeón legendario en 6 divisiones diferentes.”

Sobre cómo está trabajando actualmente su empresa “Golden Boy Promotions”, Óscar de la Hoya dijo:

“Lo primero es asegurarnos de que todos estén sanos. Estoy muy orgulloso del equipo, pues hemos hecho pruebas de COVID-19 a más de 190 personas entre producción y staff de y solo 2 han dado positivo. Agradezco a la comisión de boxeo del estado de California por el excelente trabajo que han hecho para implementar el protocolo sanitario y gracias a eso pudimos montar una función grande con Vergil Ortiz, el futuro del boxeo, como protagonista.”

Vergil Ortiz venció por nocaut técnico en 7 rounds al colombiano Samuel Vargas en Indio, California el 24 de julio pasado.

En cuanto al futuro inmediato de su promotora, De la Hoya declaró:

“Continuaremos trabajando así, aunque lamentablemente, Jorge Linares dio positivo a COVID-19 mientras se preparaba en Japón y se encuentra aislado, por lo que no participará en nuestra próxima función, la cual sí sigue en pie.”

El venezolano Jorge Linares entrenaba para enfrentarse al dominicano Javier Fortuna el próximo 28 de agosto en Indio, California en un combate de excampeones mundiales, pero en una de las pruebas realizadas al sudamericano, se detectó su caso, el cual es asintomático.

El ganador del oro olímpico en Barcelona ’92 destacó las similitudes que ve en su trabajo como promotor de boxeo y su carrera como peleador:

“Es parecido trabajar abajo del ring a lo que hacía arriba del cuadrilátero. Tienes que ser inteligente, estratégico, debes saber cuándo pelear, elegir bien tus batallas y cuándo dejar de presionar.

Lo que más resalto en ambas profesiones es que siempre debes respetar a tu oponente y debes ser justo. Creo que ese es el consejo más importante que recibí de personas como Don José Sulaimán (q.e.p.d.), también de Bob Arum, quien fue mi promotor cuando inicié mi carrera.”

Acerca de sus tiempos como peleador, De la Hoya compartió lo siguiente:

“El éxito de mi carrera fue que siempre trabajé muy fuerte. Si tenía que correr 10 kilómetros yo corría 12. Si tenía que hacer 10 rounds de sparring, hacía 14.

En los negocios es igual. He podido ser exitoso porque soy dedicado y nunca me rindo. El boxeo me enseñó esas lecciones, que todo se trata de ser perseverante. Así que soy agradecido con el deporte, tengo una frase célebre que dice: le debo todo al boxeo. Esa es toda la verdad.”

El “Golden Boy” reveló un detalle de sus orígenes que pocos conocen. Él es zurdo para el béisbol y cuando su padre lo llevó al gimnasio de boxeo por primera vez a los 5 años de edad, se paró con guardia zurda, pero su primer entrenador estaba confundido al no saber cómo entrenarlo y mejor lo cambió de guardia, pero de ahí surgieron sus famosos ganchos de izquierda y su veloz y poderoso jab, el cual fue siempre una de sus armas secretas.

El californiano de 47 años de edad es copropietario del equipo de fútbol Houston Dynamo de la MLS y sobre este deporte y algunos otros opinó:

“Como méxico-estadounidense, el boxeo y el fútbol son los deportes que realmente amo. Aunque el golf también me gusta mucho, por la competencia uno a uno entre la bola y yo. También adoro el béisbol, pues crecí viendo jugar a mi amigo Fernando Valenzuela.”

Sin embargo, se negó con una carcajada a responder si le va a las Chivas o al América, y dijo simplemente que apoya a la Selección Mexicana.

En cuanto a su estilo boxístico, recordó algo que le ocurrió en 1997, pues aceptó que el zurdo Pernell Whitaker fue un peleador que lo confundió y provocó que se frustrara y cuando se dio cuenta de que no podía competirle, la frustración lo llevó a cambiarse a la guardia a zurda para intentar desconcertar. Finalmente ganó esa pelea por decisión unánime.

Sorprendentemente, dijo que el boxeador que más fuerte lo golpeó fue el ghanés Ike Quartey, a quien venció por decisión dividida en 1999 en Las Vegas, a pesar de haber visitado la lona en el 6º round.

“Cuando él me pegó sentí como nunca había sentido. Era como una película de Rocky. Además tenía un jab increíble, era una flecha.”

Continuó con su opinión sobre diferentes habilidades de sus rivales.

La mejor quijada: “era la de Julio César Chávez, él era conocido por eso, tenía una de las mejores a nivel mundial, si no la mejor”.

El más veloz: “Pernell Whitaker, quien también era muy fuerte y tenía gran juego de piernas”.

“El mejor golpeador al cuerpo contra el que peleé fue Bernard Hopkins. Obviamente lo digo por ese gancho con el que me noqueó. Era muy calculador y preciso con sus golpes”.

“El más hábil fue Floyd Mayweather Jr. Muy inteligente y veloz y los pocos golpes que tiraba todos los conectaba con precisión. Le doy ese crédito. Agradezco haber estado dentro del ring con él así como con Manny Pacquiao, dos de los mejores de mi época.”

El de mayor corazón: “lo crean o no fue “Sugar” Shane Mosley. Desde nuestra primera pelea fue también como una película de Rocky. Tenía enormes cojones y un corazón de león”.

Además de su carrera y de su faceta como empresario, Óscar de la Hoya recordó a su madre como su mayor inspiración, ya que ella sufrió de cáncer de mama cuando él tenía 8 años y falleció cuando apenas tenía 9. Es por eso que ha apoyado en diversas ocasiones al “White Memorial Hospital” en el este de Los Ángeles, sanatorio en el que ella fue internada y ahora, Óscar trata de recaudar fondos constantemente para ayudar a las personas más necesitadas. Eso incluye esta dura etapa de la pandemia por el coronavirus, sobre la cual externó este pensamiento:

“Es una pelea a 12 rounds y debemos mantenernos fuertes para sobreponernos a la adversidad. Podemos caer, pero debemos levantarnos juntos y seguir adelante, como una familia; somos parte de una comunidad en la que sabemos estar arriba y abajo, pero siempre somos capaces de regresar y caminar hacia el futuro”.

Por último, el exitoso empresario y campeón legendario del CMB contó cómo ha vivido los últimos meses:

“He estado viendo a mis hijos más seguido. En los últimos dos meses me he convertido en un mejor golfista (ríe). Y me he estado preparando para el futuro, para lo que la vida nos ofrezca cuando hayamos superado estos tiempos difíciles. Creo fielmente que esta será una gran oportunidad para el boxeo, más que nunca antes. Y que cuando dejemos atrás estas dificultades será muy importante que nos unamos más que nunca. Desde las televisoras “monstruo” hasta los promotores, mánagers y peleadores para hacer crecer el boxeo de una forma sin precedentes.”

Por: Daniel Padilla Bañuelos

VIDEOS