Hungría regresa a la normalidad
REUTERS/Bernadett Szabo
03 mayo, 2021
Arturo Engels
Internacional - Notas
Share

Con “certificado de vacunación”, Hungría regresa a la normalidad

Con bares y restaurantes llenos, museos y cines reabiertos, además de estadios sin límites de aforo ni cubrebocas, Hungría regresa a la normalidad.

Hungría regresa a la normalidad, con estadios sin limitaciones de aforo ni uso obligatorio de cubrebocas, interiores de bares y restaurantes llenos, además de museos y cines que reabrieron sus puertas. Hungría vivió su primer fin de semana de normalidad para todas aquellas personas que cuentan con un “certificado de vacunación”.

El Gobierno húngaro ha aliviado las restricciones impuestas para evitar más contagios de COVID-19, mientras lidera los índices de vacunación en la Unión Europea, con el 48 por ciento de la población adulta que ha recibido al menos, una primera dosis de vacuna contra COVID-19.

En la nación de cerca de diez millones de habitantes, el 22.6 por ciento ha recibido ya sus dos dosis de vacuna.

Aquellas personas que han recibido al menos la primera dosis de alguna de las vacunas o los que se hayan curado de COVID-19, pueden acceder a una tarjeta tipo carné llamada “certificado de protección”, que les abre las puertas al regreso a la normalidad.

Desde el pasado sábado, los húngaros que cuentan con este documento, pueden entrar en el interior de restaurantes y bares, acudir a partidos de fútbol y otros eventos deportivos sin tener que utilizar cubrebocas, además de asistir a museos, cines, zoológicos y gimnasios, entre otros lugares de ocio.

Hungría regresa a la normalidad
REUTERS/Bernadett Szabo
Hungría regresa a la normalidad

En las últimas semana, Viktor Orbán el primer ministro de Hungría, ha insistido en que la "única arma” contra el virus es la vacunación, y desde ya, prometió una reapertura gradual.

Certificado de vacunación

En el certificado de vacunación húngaro no se especifica con qué fármaco se ha inmunizado. Una forma de evitar futuros problemas de movilidad en la Unión Europea para quienes hayan sido vacunados con fármacos no aprobados por la Agencia Europea del Medicamento.

El denominado “certificado de protección” está en el centro de un gran plan para regresar paulatinamente a la normalidad. Sin embargo, también ha despertado críticas porque, algunos argumentan, que otorga una falsa sensación de seguridad, además de que resulta discriminatorio.

Te puede interesar:
Un toro de más de 800 kilos surcó el cielo de Asturias

La ONG Unión por los Derechos Fundamentales (TASZ, por sus siglas en inglés), una de las más críticas con el Gobierno húngaro, argumenta que si alguien está inmunizado no hay por qué limitar su movimiento y actividades, pero quienes han recibido solo la primera dosis no lo pueden hacer.

Se considera discriminatorio porque las personas que aún no tengan las dos dosis pero que obtengan la tarjeta, todavía pueden contagiar. Por ello es que se pide que solo se entregue el “certificado de protección” a quién haya recibido la pauta completa o haya superado la enfermedad.

Aún y con esas “críticas”, los restaurantes y bares han recibido la reapertura, primero de las terrazas desde hace una semana y ahora de los interiores, con un enorme alivio.

Muchos empresarios habían señalado que se ecnontraban al límite y que no podían soportar más tiempo sin clientes.

De hecho, muchos bares y restaurantes han cerrado definitivamente debiso al cierre por la pandemia, asó que los locales cerrados proliferan en Budapest.

MÁS NOTICIAS