Amoxoyahuatl niños escalan.jpeg
Azteca Noticias
01 marzo, 2021
TV Azteca
Salud - Educacion - Y - Bienestar - Notas
Compartir

Covid: Niños buscan una señal... para el celular

El cierre de escuelas por la Covid-19 obliga a estudiantes a escalar cerros para enviar tareas: su pueblo no tiene señal

Todos los días, de lunes a viernes, sin importar si llueve o hace calor, decenas de niños y jóvenes salen de sus casas, con un celular en una mano, un cuaderno en la otra, y una misión: escalar los cerros cercanos, en busca de señal para el teléfono. Así es su rutina ante el cierre de los planteles escolares por la pandemia de Covid; cierre que está por cumplir un año.

Ésta es la forma en la que decenas de alumnos de preescolar, primaria, secundaria y preparatoria del poblado de Amoxoyahuatl, se contactan con sus profesores para enviar o recibir sus tareas; aunque siguen tomando clases por televisión, ni la señal de celular ni la conexión a internet llegan a este poblado.

Incluso en los cerros que rodean a la comunidad, enclavada en la Huasteca Alta de Veracruz, en los límites con Hidalgo y San Luis Potosí, la señal del teléfono es intermitente o escasa la mayor parte del día.

Los estudiantes salen en grupos de ocho o diez, y caminan tramos de entre 25 minutos a media hora, dependiendo de la calidad de la señal; siempre van acompañados por un adulto responsable, pues en el camino hay animales, piedras y tramos resbaladizos; además, las familias temen que alguien se pueda robar a alguna de las niñas.

Los más pequeños no tienen celular propio: pertenecen a sus papás, hermanos mayores, un familiar o un vecino. Algunos pequeños suben sin teléfono: lo piden prestado y deben esperar a que sus compañeritos lo desocupen.

Amoxoyahuatl haciendo tarea.jpeg
Azteca Noticias
Cualquier sombra es buena en esta región calurosa

El ascenso no es fácil, pues el clima en esta zona es cálido-extremoso; se encuentra a no más de 100 metros sobre el nivel del mar, y la temperatura media anual es de 25 grados.

Ya en la cima, los estudiantes buscan un montículo o una piedra con sombra para sentarse, y se apresuran a tomar nota de sus próximas tareas, enviar sus evidencias de trabajo o revisar correos. Y deben hacerlo rápido, porque la señal puede fallar.

Amoxoyahuatl figura sólo en algunos mapas: se encuentra a cinco minutos en coche de Zacatianguis y a 15 minutos de Platón Sánchez, la cabecera municipal. La comunidad está habitada por unas 60 familias y no rebasa las 250 personas.

En este poblado todavía se habla náhuatl, aunque sólo lo hagan los ancianos y algunos adultos, pues los más jóvenes prefieren el uso del español.

Amoxoyahuatl ascenso niños.jpeg
Azteca Noticias
La señal puede fallar en cualquier momento

Para Víctor Manuel García, quien estudia la secundaria, no hay de otra: sube todos los días a enviar evidencia de sus actividades “aunque esté este sol, tengo que venir... cuando llueve aquí todo se enloda, todo el camino y batallo mucho para mandar las tareas”.

Una vez terminados los envíos, y anotadas las tareas, los estudiantes regresan a su pueblo cansados y hambrientos, pero sin perder el entusiasmo por aprender.

La pandemia ha cambiado su rutina y saben que ha afectado la vida de muchos mexicanos, por la pérdida de empleos. Por eso, Víctor Manuel envía un mensaje los niños que tienen el privilegio de contar con internet: “Que lo valoren, que lo tienen en su casa... en cambio nosotros que no tenemos caminamos hasta acá arriba y nos cansamos”. (Con información de Lucero Rodríguez)

MÁS NOTICIAS