Robótica en Nigeria
SEUN SANNI/REUTERS
02 agosto 2021 12:08hrs
Arturo Engels
Internacional - Notas
Share

Jovencitas “desafían” sociedad musulmana con robótica en Nigeria

Jovencitas desafían a sociedad musulmana con robótica en Nigeria. Aprenden robótica, informática y otras materias de ciencias exactas.

En el marco de un proyecto innovador, jovencitas desafían a sociedad musulmana con robótica en Nigeria. Además de robótica, ellas aprenden informática y otras materias de ciencias exactas, desafiando la visión local del “rol” que deberían hacer las niñas en una sociedad socialmente conservadora.

Desafían “rol” de las mujeres en una sociedad musulmana

En una sociedad en donde se espera que las niñas se casen muy jóvenes y vean su educación truncada, la ONG Kabara, intenta que las jovencitas amplíen su visión del mundo mediante actividades como la construcción de máquinas, el uso de programas informáticos, además del aprendizaje de matemáticas y ciencias.

Fatima Zakari, de 12 años:

Vine a Kabara para aprender robótica y he creado un montón de cosas”.

Una de las creaciones de Fatima Zakari, es un dispositivo de arte giratorio que funciona con pilas para crear obras de arte distintivas.

Robótica en Nigeria
SEUN SANNI/REUTERS
Jovencitas desafían sociedad musulmana con robótica en Nigeria

Kabara, proyecto exitoso que llegó para quedarse

El proyecto de “Kabara” es una idea de la ingeniera Hadiza Garbati, quien pretendía aumentar las aspiraciones de las niñas que viven en el norte de Nigeria, ayudándolas a desarrollar habilidades que pudieran aprovechar para crear sus propias pequeñas empresas o hasta para que puedan asistir a la universidad.

Te puede interesar:
Atleta bielorrusa denuncia intento de retiro de Tokio

Desde que comenzó en la ciudad de Kano en el año de 2016, Kabara ha formado a más de 200 niñas y Garbati está trabajando para ampliar su proyecto a otras ciudades del norte de la nación africana.

robótica en Nigeria
“Kabara initiative”
Jovencitas desafían sociedad musulmana con robótica en Nigeria

Kabara ha resultado en un éxito educativo en el norte de Nigeria, donde más de 1,000 niños han sido secuestrados de sus escuelas, provocando que muchos más abandonen los estudios ante los temores de sus padres por los secuestros. Por fortuna, Kabara se encuentra en una zona segura en el corazón de la ciudad de Kano y no se ha visto afectada por la crisis.

Se ha superado la resistencia de algunos padres porque se es muy respetuoso con las tradiciones islámicas. Las niñas llevan sus hijabs durante las clases.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS