Afectadas más de 150 mil personas en Nayarit por paso de huracán Willa
OSCAR RAMÍREZ/NOTIMEX
14 abril 2020 11:04hrs
Notimex
Estados - Notas
Compartir

La devastación de Willa dejó lo más valioso la vida

La choza no resistió el paso de Willa, huracán que destruyó la improvisada construcción de Contreras y todo lo que en su interior yacía.

“¿Cómo le vamos a hacer ahora? ¡Quién sabe!”, exclamó José Andrés Contreras al tratar de reconstruir su choza con paredes de tela, plásticos y cartones. Aún así asegura haber derrotado al huracán Willa porque está vivo.

A unos minutos del centro de Escuinapa, en la calle Aquiles Serdán, está el hombre de 75 años de edad, quien ha vivido ahí toda su vida en un cuarto que convirtió en su casa con ampliaciones de maderos y cartón.

La choza no resistió el paso de Willa, huracán que destruyó la improvisada construcción de Contreras y todo lo que en su interior yacía.

Con martillo en mano, tratando de colocar un cobertor de lado a lado para formar una pared protectora, fue encontrado el hombre que sólo espera que no vuelva a llover porque su refugio de todavía no está reconstruido.

Como ese hombre, las historias en Escuinapa se repiten a medida que los reporteros de Notimex avanzan en su recorrido.

El Sol volvió, la actividad renació en la zona más agraviada por el meteoro, pero hay personas que tardarán meses en reconstruirse.

El huracán Willa tocó tierra en Isla Del Bosque. Hasta ahí llegó Notimex, el lodo y la devastación continúan.

Pequeños negocios familiares fueron arrasados y hoy solo se ven escombros, casas sin techo, anuncios y postes de luz que al caer impiden el paso. Pero la gente del lugar no está de brazos cruzados.

Los que pueden ya iniciaron sus actividades económicas, las tienditas y pequeños negocios volvieron a abrir sus puertas.

Las cuadrillas de trabajo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya hicieron el trabajo de levantamiento de postes que cayeron sobre plantíos y la carretera.

Como Yésica, una madre soltera con tres hijos que perdió su casa de lámina, muchos saben que volverse a levantar será complicado, pues ella además acaba de perder su trabajo que era en la cosecha de mango.

Ahora ya no hay árboles de la fruta. Willa los destruyó.

Los pobladores de la zona esperan que así como el sol volvió a salir después de la tormenta, Escuinapa resurja y Willa se convierta solo en una historia que contar.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Noticias en Google News!
MÁS NOTICIAS